Una vida de entrega y compromiso

Rosa Crespo Biel hacía del compromiso y la entrega normalidad cotidiana

ROBERTO PÉREZ | ZARAGOZA
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Lo dicen quienes la conocieron: Rosa Crespo Biel hacía del compromiso y la entrega normalidad cotidiana. Había nacido en Zaragoza hace 47 años, formó parte de la primera promoción de mujeres policía de la Academia de Ávila, y hace diez años fue condecorada con la Cruz al Mérito Policial. Es la tercera víctima mortal española en Haití. Ayer, efectivos de la Unidad Militar de Emergencias sacaron su cuerpo de entre los escombros en Puerto Príncipe.

En su carrera hubo esfuerzo, dedicación, compromiso social y entrega a los demás. Esa vocación por el servicio público impregnó su trayectoria vital y profesional. Casada y madre de dos hijas, durante años compaginó el trabajo con la formación, lo que le permitió ascender y especializarse: de policía a oficial, de ahí a subinspectora. Trabajó en el Grupo de Estupefacientes de la Jefatura Superior de Policía de Zaragoza y luego pasó al Servicio de Atención a la Mujer.

Quienes trabajaron codo a codo con ella la definen como una «gran profesional», y «una mujer muy humana». Fue esa combinación lo que la empujó a asumir un destino comprometido en el país más pobre de América. No fue una decisión sencilla, alejada de su familia, de su marido, de sus dos hijas. Iba a ser un destino temporal, pero allí se ha dejado la vida. Formaba parte de los agentes de escolta de altos cargos en la misión de Naciones Unidas en Haití (Minustah). Sus compañeros del Sindicato Unificado de Policía van a instituir un premio con su nombre en su honor. En recuerdo a una compañera muerta en acto de servicio.