La Policía, en busca de pistas en el lugar donde se hallaron los dos nuevos cadáveres en el norte de Alemania
La Policía, en busca de pistas en el lugar donde se hallaron los dos nuevos cadáveres en el norte de Alemania - Afp

Las víctimas de los «crímenes de la ballesta» en Alemania ascienden ya a cinco

La Policía encuentra otros dos cadáveres en la vivienda de uno de los muertos de Baviera

Corresponsal en BerlínActualizado:

El número de las víctimas del «Crimen de las ballestas» asciende ya a cinco en Alemania, después de que la Policía haya descubierto este lunes otros dos cuerpos en la vivienda de una de las anteriores víctimas. Tras la identificación de los tres primeros cuerpos aparecidos en una pensión de Passau, en Baviera, la Policía alemana ha registrado las casas de los fallecidos en busca de pistas que ayuden a esclarecer el extraño caso y ha descubierto otros dos cadáveres en Baja Sajonia, concretamente los cuerpos de otras dos mujeres en un edificio de la ciudad de Gifhorn. A la espera del resultado de las autopsias, la investigación se centra ahora en la relación entre las víctimas y el móvil de los asesinatos.

Las tres primeras víctimas eran huéspedes de un modesto albergue de Baviera. Habían reservado por internet una habitación para tres personas, dos noches sin desayuno. Llegaron a última hora de la tarde del viernes y se registraron casi sin equipaje, en la pensión Zur Triftsperre del distrito de Passau, un hospedaje en medio del bosque. «El hombre tenía una larga barba blanca y las mujeres iban completamente vestidas de negro y un poco desaliñadas, pero no nos extrañó porque aquí la gente viene a disfrutar de la naturaleza, sin formalismos», ha descrito uno de los empleados de la pensión.

Tras recoger la llave y subir a la habitación, las dos mujeres volvieron a bajar a recoger algo del coche, un utilitario blanco con pegatinas relacionadas con la caza. Fue la última vez que fueron vistas con vida. El sábado a primera hora de la tarde, cuando una de las limpiadoras utilizó la llave maestra para entrar a limpiar la habitación, encontró los tres cadáveres repartidos por el suelo y con flechas de ballesta clavadas, aparentemente la causa de la muerte.

El dueño de la pensión, tras atender brevemente a la limpiadora en estado de shock, avisó a la policía local. Fue necesario esperar a una unidad de la policía científica antes de levantar los cadáveres y la primera impresión fue que «parece altamente improbable que una cuarta persona haya estado en la habitación».

Los asesinados, el hombre de 53 años y las dos mujeres de 30 y 33, habían cerrado la habitación desde dentro y ni la puerta ni ninguna de las ventanas habían sido forzadas. A la espera del resultado de las autopsias, que serán realizadas a lo largo del día de hoy y muy posiblemente también mañana, la Policía se centra en aclarar el motivo del viaje y la relación entre los tres fallecidos, que según dijeron a su llegada procedían de la región de Baja Sajonia y Renania-Palatinado.

Halladas dos ballestas

La modesta casa de huéspedes en Unteröd en Ilztal, en la Baja Baviera, es visitada solamente por senderistas y pescadores. Por su situación en la montaña y junto al cauce de un río, queda aislada durante el invierno por las nieves y, en esta época del año es visitada por excursionistas y naturalistas. «Se está procediendo al interrogatorio de todo el personal del hotel y estamos tratando de ponernos en contacto con familiares de los fallecidos, tratando de establecer al menos el objetivo de su viaje», informa el portavoz policial Josef Ekel, que también confirma que en la misma habitación fueron encontradas dos ballestas con las que muy posiblemente fueron efectuados los disparos morales. «No podemos asegurar que se trate de un suicidio en grupo, es todavía demasiado pronto, pero tras interrogar al personal de la pensión parece difícil relacionar a ninguno de los empleados con los asesinados», dice el portavoz, «aparentemente no hay un móvil».

Las autopsias, además de establecer la causa oficial de la muerte, servirán para averiguar el ángulo exacto y la distancia a la que fueron disparadas las ballestas, datos que podrían ayudar a determinar si fueron los propios fallecidos los que se dispararon entre ellos o si fue necesaria la intervención de alguna otra persona.