Venezuela protesta por las sanciones de EE.UU. contra su industria petrolera
Trabajadores de PDVSA protestan contra la sanción de Estados Unidos - REUTERS

Venezuela protesta por las sanciones de EE.UU. contra su industria petrolera

Hugo Chávez amenaza con suspender el suministro de crudo a los norteamericans

CARACAS Actualizado:

Las sanciones de EE.UU. contra Petróleos de Venezuela, PDVSA, por su relación comercial con Irán, han generado manifestaciones de protesta y repudio tanto del oficialismo como de la oposición al punto de que el gobierno de Hugo Chávez ha reactivado sus amenazas de suspender el suministro de crudo a los norteamericanos.

Ayer, el Departamento de Estado de los Estados Unidos decidió sancionar a PDVSA y otras seis empresas extranjeras por mantener nexos comerciales con Irán, lo que supone que no podrá contratar con el gobierno estadounidense, ni acceder a programas de financiamiento para exportaciones o importaciones, ni licencias para tecnologías petroleras estadounidenses.

Sin embargo, las sanciones no le impide vender petróleo y refinados (unos 1,2 millones de barriles diarios, el 8 por ciento) al mercado de EE.UU. a través de su filial CITGO y empresas subsidiarias, presente en todo el país.

EEUU le compra la mitad del crudo que produce Venezuela (entre 3,2 millones y 2,2 millones de barriles diarios). Es su principal cliente y socio comercial. En el primer trimestre de este año el volumen del intercambio llegó a 10.000 millones de dólares. La cancillería caraqueña emitió un comunicado en el que califica de “hostiles” las sanciones impuestas por Washington a la estatal PDVSA por sus negocios con Irán, y dijo que evaluará el impacto de esa medida en el suministro petrolero. «El gobierno manifiesta su más contundente repudio a esta decisión por constituir una acción hostil situada al margen del derecho internacional», dijo el canciller venezolano Nicolás Maduro junto al ministro de Energía y Petróleo, Rafael Ramírez, al evaluar el impacto de las sanciones. «En función de esa evaluación la República se reserva la respuesta más adecuada a esta agresión imperialista», dijo Maduro sin precisar qué medidas adoptará aunque en el pasado ya Chávez ha amenazado con suspenderles el suministro. También reiteró que profundizarán las relaciones bilaterales con Irán.

A través de su cuenta en Twitter, el presidente Chávez ha criticado la medida con sarcasmo. “¿Sanciones contra la patria de Bolívar?, ¿impuestas por el gobierno imperialista gringo?, pues: bienvenidas y Mr. Obama, no olvide que somos hijos de Bolívar”. También elogió a los trabajadores oficialistas que protestaron. Por su lado, el ministro Ramírez ha convocado a los trabajadores de PDVSA a que se manifiesten en rechazo a las medidas de Washington. Las protestas han tenido lugar en los estados petroleros de Caracas, Anzoátegui y Zulia. «Imperialistas váyanse al carajo, aquí no nos importan sus sanciones, A nosotros nadie nos va a imponer la manera de actuar, nosotros somos hijos del Liebrtador Simón Bolívar, nuestro país es heredero de las glorias de los libertadores de América. Se volvieron a equivocar señores del imperialismo, se volvió a equivocar el gobierno de los Estados Unidos con nuestro gobierno», dijo Ramírez.

La opositora Mesa de la Unidad democrática, MUD, también rechazó las sanciones de Washington pero advirtió al gobierno de Chávez que «la soberanía no se defiende con discursos sino con acciones concretas para la recuperación del aparato productivo del país, que ha desaparecido en los doce años de este gobierno». El diputado opsitor Julio Montoya en nombre de la MUD, repudió la actitud del gobierno venezolano y señaló que no comparten “ni apoyamos la política exterior que mantiene Chávez con Gadafi, Ajmadinejad, Mugabe, Lukasenko, Al Bashir y luego Asad que “masacran a sus pueblos cuando claman libertad y democracia”. Las exportaciones petroleras venezolanas a EEUU “se pagan contante y sonante y no creo que el gobierno de Chávez, más allá de los discursos, busque afectar esta relación que aporta casi prácticamente la mitad de las divisas que ingresan al país”, dijo el economista Asdrúbal Oliveros de la firma consultora Ecoanalítica.