Veintiséis años de cárcel por opinar

Actualizado:

ABC

MADRID. El periodista y sindicalista independiente Miguel Galván Gutiérrez (Villa de Güines, 1965), condenado a 26 años de cárcel tras su detención en la oleada represiva perpetrada por el régimen cubano en marzo de 2003, sobrevive en una celda de aislamiento de la prisión de Agüica (Matanzas), a pesar de su grave estado de salud. Este periodista de la agencia Havana Press, que ABC ha apadrinado para interceder por su liberación a propuesta de Reporteros Sin Fronteras (RSF), hace al menos un año que no puede comunicarse con sus allegados. Los responsables de la prisión le confiscan de forma sistemática las medicinas que le lleva su hermana, Teresa Galván, según la información facilitada a este periódico por la mencionada organización no gubernamental.

Precisamente ayer, Día de Apoyo a los Periodistas Encarcelados, Reporteros Sin Fronteras propuso su apadrinamiento y recordó que veinticuatro profesionales están encarcelados en Cuba. El presidente de RSF, Fernando Castelló, consideró ayer que el Gobierno español «desaprovechó» la ocasión de denunciar la violación de la libertad de prensa en la isla durante la reciente XV Cumbre Iberoamericana de Salamanca, en la que se hicieron «concesiones» a Cuba sin reclamarle a cambio la excarcelación de los periodistas presos.

Miguel Galván ejercía como podía el periodismo independiente en Güines, su localidad natal de la provincia de La Habana, cuando fue detenido el 18 de marzo de 2003. Licenciado en ingeniería mecánica y en ingeniería de mantenimiento, perdió su trabajo en 1999 a causa de sus opiniones disidentes -en el juicio fue denunciado por dos agentes infiltrados, el ingeniero agrónomo Noel Ascanio Montero y su mujer, Yamila Pérez Reyes, ayudante de laboratorio. En ese momento se incorporó al Colegio de Ingenieros y Arquitectos de Cuba, organización independiente de la que fue presidente. Al mismo tiempo que trabajaba para Havana Press, una de las diez agencias que pertenece al grupo Nueva Prensa Cubana.

Galván fue juzgado el 7 de abril de 2003 junto al periodista José Ubaldo Izquierdo y el disidente Héctor Raúl Valle. Defendido por un abogado de oficio, fue acusado de ser «un mercenario al servicio de una potencia extranjera» y condenado a 26 años de cárcel, a pesar de que la petición inicial fue de cadena perpetua. En la sentencia se menciona una larga lista de actos contrarrevolucionarios «contra la independencia o la integridad del territorio del Estado cubano». Más de un centenar de agentes de la seguridad rodearon el tribunal de San Antonio de los Baños, en la ciudad de Artemisa, para impedir protestas de la disidencia durante las diez horas de juicio. A los vecinos de Artemisa se les explicó que se trataba de un proceso contra cinco presuntos asesinos residentes en la zona, según la información de RSF.

«Insolente»

El tribunal rechazó la circunstancia atenuante de su estado físico -una operación en la mano y el brazo derecho le dejó inválido-, con el pretexto de que «si el periodista podía trabajar por los derechos humanos, era apto para ir a la cárcel». Su estado de salud no ha hecho más que empeorar desde que ingresó en prisión, donde ha comparecido en varias ocasiones ante el consejo disciplinario de la cárcel, en una de ellas por «insolencia con el oficial encargado de la reeducación». En los tres primeros meses sufrió una deshidratación extrema y perdió ocho kilos. Sus frecuentes estancias en el calabozo (73 días en los once primeros meses) agravan sus males: diarreas, dolores en el abdomen y en las articulaciones, inflamaciones en los pies y en el brazo inmovilizado. Desde el pasado abril, según Nueva Prensa Cubana, sufre fiebres altas, problemas urinarios y dolor en la columna.

Miguel Galván Gutiérrez

Periodista cubano preso

Profesional de Havana Press, fue detenido en la oleada represiva de marzo de 2003 y condenado a 26 años. ABC apadrina su liberación en una campaña que promueve Reporteros Sin Fronteras