Vecinos de una ciudad brasileña levantan un puente 54 veces más barato que el calculado por el Ayuntamiento

Los habitantes de Barra Manso llevaban décadas esperando la construcción de la pasarela para unir los dos barrios del municipio separados por un río

MadridActualizado:

Los vecinos del municipio de Barra Mansa, a unos 130 kilómetros de Río de Janeiro (Brasil), han construido un puente que une las dos partes de la ciudad por un valor 54 veces más barato que el presupuestado por el Ayuntamiento. Después de décadas de espera y de la negativa de la alcadía, los habitantes han logrado levantarlo en apenas un mes, según recoge BBC Mundo.

Barra Mansa está formado por dos barrios de casas humildes, Nova Esperança y São Luiz, ambos separados por un riachuelo con mucha vegetación que complica el día a día de los vecinos al separar las dos partes de la ciudad. Solo en uno de ellos hay un puesto de atención médica, por lo que los habitantes tenían que rodear el río y caminar aproximadamente dos kilómetros para acceder a los servicios médicos.

Al principio, los vecinos decidieron construir unos pasajes de madera. Sin embargo, con las lluvias y la crecidadel río, el agua se llevaba por delante la plataforma. Por su parte, el ayuntamiento aseguraba que construir un puente era impensable por la crisis económica.

Finalmente, cansadas de esperar durante dos décadas, dos amas de casa que viven a ambos lados del riachuelo, Manoelina dos Santos, de 72 años; y Juracy de la Conceição, de 65; propusieron que fueran los propios vecinos quienes construyeran ellos mismos el puente.

Sospechas de corrupción

El resultado de la cooperación entre los habitantes de Barra Mansa ha sido un puente de 25 metros de largo, levantado en apenas un mes. Lo más importante es que su valor es 54 veces más barato que el calculado incialmente por el ayuntamiento. Un total de 270.000 reales brasileños, que los vecinos del municipio construyeron por 5.000.

Muchos sospechan que las enormes diferencias entre los dos presupuestos se debe a que la alcaldía infló los costes para desviar dinero, una de las formas de corrupción política más generalizada.

Paradójicamente, este mismo mes, el alcalde de Barra Mansa, Jonas Marins, fue depuesto de su cargo temporalmente por los tribunales, al estar acusado de irregularidades en los gastos de salud del municipio.