Foto de archivo del Vaticano
Foto de archivo del Vaticano - EPA

El Tribunal del Vaticano impone cinco años de cárcel a un sacerdote por pornografía infantil

La Fiscalía vaticana demostró que poseía «una ingente cantidad» de material con imágenes de menores en actos sexuales

Actualizado:

La «tolerancia cero» frente al abuso de menores se aplica también a delitos cometidos solo con el ordenador. El Tribunal del Vaticano condenó el sábado a cinco años de prisión y una multa de 5.000 euros al sacerdote italiano, Carlo Alberto Capella, de 51 años, por uso y redistribución de pornografía infantil cuando era consejero de la nunciatura en Washington. Probablemente cumplirá la sentencia en una cárcel italiana.

El diplomático vaticano, destinado previamente en India, Hong Kong y la secretaría de Estado, fue enviado en 2016 a Washington, donde sufrió «una crisis interior» que le llevó a abrir una cuenta en la red social de micro-blogs, Tumblr, e intercambiar imágenes pornográficas de muchachos de 13 a 17 años, tanto en Estados Unidos como en un viaje a Canadá, siendo detectado por las autoridades de ambos países.

El Departamento de Estado informó al Vaticano, y en agosto de 2017, Capella fue llamado a Roma, donde fue arrestado el pasado 7 de abril por la Gendarmería Vaticana, tras comprobar la descarga, conservación e intercambio de medio centenar de imágenes pornográficas en su ordenador, teléfono móvil y «nube» de almacenamiento digital.

El juicio ha durado solo dos días, ya que Capella se declaró culpable el viernes en la vista de apertura, y pidió solo atenuantes por su estado de crisis psicológica personal.

El sábado, antes de la lectura de la sentencia, el sacerdote milanés manifestó ante el Tribunal: «Siento mucho que mi debilidad haya traído vergüenza a la Iglesia, a mi diócesis, a la Santa Sede y a mi familia». La sentencia es un «aviso» a todo el personal del Vaticano.