Imagen del atentado en Irán - Vídeo: EP

Irán apunta a Arabia Saudí tras el brutal atentado contra militares

El ataque contra un desfile ha dejado al menos 25 muertos y 60 heridos

Ccorresponsal en JerusalénActualizado:

La respuesta de Irán será «terrible». Este fue el anuncio del presidente, Hasan Rohani, tras una jornada en la que el terror golpeó al suroeste del país y al menos 25 personas perdieron la vida y otras 60 resultaron heridas tras un atentado contra un desfile militar. Aunque el grupo yihadista Daesh reivindicó la operación a través de Amaq, uno de sus canales habituales, la seguridad iraní señaló al movimiento separatista árabe Al Ahvazie, que también emitió un comunicado para asumir la autoría del atentado más sangriento que sufre la república islámica en los últimos años. El ministro de Exteriores, Mohamad Javad Zarif, afirmó que «los padrinos regionales del terrorismo y sus maestros estadounidenses son responsables», un mensaje directo a Washington y su gran aliado en la zona, Arabia Saudí, a quienes los iraníes acusan de apoyar los movimientos separatistas para intentar desestabilizar al país.

La pesadilla empezó a primera hora de ese sábado en la ciudad de Ahvaz, capital de la provincia de Juzestán, donde la mayoría de la población es de etnia árabe y no persa, a diferencia de lo que ocurre en el resto del país. Las fuerzas armadas y la Guardia Revolucionaria comenzaron un desfile para conmemorar el inicio de la guerra lanzada por Irak y que se libró entre los años 1980 y 1988. A los pocos minutos empezaron a sonar los disparos como se puede escuchar en los vídeos difundidos por testigos presenciales a través de las redes sociales. Disparos, gritos, carreras, uniformes ensangrentados, militares evacuando a niños heridos en sus brazos… escenas con las que conviven desde hace más de una década en otros países de Oriente Medio como el vecino Irak o Siria, pero no en Irán.

Un comando formado por cuatro hombres, vestidos con uniformes militares, según describieron las agencias locales, abrió fuego con fusiles de asalto de forma indiscriminada contra los soldados que marchaban y el público presente. «De los cuatro terroristas, tres fueron enviados al infierno en el mismo lugar del ataque, y el cuarto, que resultó herido y fue detenido, se unió a ellos en el infierno poco después debido a la gravedad de sus heridas», declaró a la televisión estatal el general de brigada, Abolfazl Shekarshi, portavoz de las fuerzas armadas.

Amenaza separatista

«Quienes aportan apoyo en materia de inteligencia y propaganda a estos terroristas tendrán que responder por ello», anunció el presidente Rohani a través de un comunicado. El portavoz de los Guardianes de la Revolución, Ramezan Sharif, citado por la agencia Isna, fue más explícito y afirmó de forma rotunda que los autores «están alimentados por Arabia Saudita e intentaron hacer sombra a la potencia de las Fuerzas Armadas». Una acusación similar a la que los saudíes, la gran potencia suní de la región, lanzan a los iraníes por su respaldo a la minoría chií del reino o a los rebeldes hutíes en Yemen, que también pertenecen a la rama chií del islam que es mayoritaria en Irán.

Los responsables de seguridad citados por los medios iraníes apenas prestaron atención a la reivindicación de Daesh y se centraron en el movimiento separatista árabe Al Ahvazieh. Esto da paso a un escenario diferente al de junio de 2017 cuando los seguidores del «califa» realizaron su primer operación en Irán con un doble atentado simultáneo en el Parlamento y el mausoleo del imán Jomeini en Teherán, provocando 17 muertos y decenas de heridos. La operación de Daesh puso en evidencia a los servicios de inteligencia y la respuesta iraní llegó en forma de ataque con misiles contra posiciones del grupo en Siria.

En el caso de Ahvaz se trataría de un problema doméstico y se sumaría a los conflictos internos abiertos con otras minorías como los kurdos o los baluches, que también cuentan con grupos armados y han demostrado su capacidad de realizar atentados pese a la fuerte seguridad interna que tiene la república islámica.

.