AFP  Cameron y su mujer, Samantha, en Downing Street este martes  AFP  Clegg y su esposa, Miriam, cuando acudieron a votar en Sheffield
AFP Cameron y su mujer, Samantha, en Downing Street este martes AFP Clegg y su esposa, Miriam, cuando acudieron a votar en Sheffield

¿De vacaciones en Olmedo?

POR EMILI J. BLASCO, CORRESPONSAL I LONDRES
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Puede que no ocurra el primer verano, pero si la coalición se mantiene los cinco años que promete no sería de extrañar que los Clegg se lleven a los Cameron de vacaciones a Olmedo. «No me asombraría que veraneen juntos», ha declarado a «The Times» un amigo del nuevo primer ministro británico. Algo así ayudaría, además, a reforzar la fluidez de las relaciones entre el líder conservador y el liberal-demócrata, ambos de 43 años y con unas biografías tan paralelas que extraña que hasta ahora no se hallan superpuesto.

«Somos muy familiares, estamos muy cerca de la familia de Míriam -también de la mía- y vamos a Olmedo casi todas las vacaciones», había dicho Nick Clegg en su entrevista con ABC días antes de las elecciones. Él es ahora viceprimer ministro del Reino Unido y a Míriam González habría que llamarla viceprimera dama, si no fuera porque ella siempre ha puntualizado que, en realidad, la primera dama no reside en Downing Street sino en el Palacio de Buckingham.

Los niños

Los Clegg no van a renunciar fácilmente a su retiro vallisoletano, aunque tal vez ahora puedan acudir con menos frecuencia de la que desearían. Esa apuesta familiar también podría ser una solución para los Cameron, con dos hijos (Nancy, de 6 años, y Arthur, de 4) de edades no muy dispares de los niños Clegg (Antonio, de 8; Alberto, de 7, y Miguel, de uno).

No sería la primera vez que un primer ministro británico escoge Castilla para su descanso. Ya John Major cuando ocupaba ese cargo y su esposa Norma acudieron a Candeleda, en Ávila. Lo hicieron por intervención de la mujer española de Tristan Garel-Jones, entonces destacado dirigente «tory» y que reside habitualmente en España.

Hasta ahora los dos jóvenes matrimonios no habían tenido especial relación. «Nos encontramos en actos, nos llevamos bien y hablamos de modo amigable», dijo el líder «tory» durante la campaña, «pero nunca hemos tenido un à quatre». De momento no ha trascendido, pero una cena entre las dos parejas podría haber sucedido ya en el domicilio de una de ellas. O en Downing Street, si bien los Cameron aún no se han instalado en la residencia oficial.

Para planes familiares de fin semana también tendrán Chequers, la casa de campo del primer ministro, situada en el condado de Buckinghamshire, y la que le puede corresponder a Clegg, quien podría quedarse con la cercana Dorneywood o bien con Chevening, en Kent, según «The Guardian».

Triunfadoras de 41 años

No sólo sus maridos tienen la misma edad, también ocurre lo mismo con Samantha Cameron y Míriam González, ambas de 41 años. Cuentan, sin embargo, con orígenes familiares y trayectorias personales distintas. Las dos, en cualquier caso, venían ganando claramente más que sus esposos.

La española ha hecho una sólida carrera profesional y trabaja como abogada en un gran despacho de la City. La inglesa ha estado ejerciendo de directora creativa de Smythson, una compañía de artículos de lujo que tiene su principal tienda en Bond Street, la calle comercial más exclusiva de Londres.

Mrs Cameron acaba de anunciar que deja su puesto. Lo iba a hacer de modo temporal por su embarazo -el parto se espera para septiembre-, pero será ya definitivo. Su intención es dedicar después dos días a la semana a ejercer de consultora para Smythson, pero pondrá el acento en el impulso de actividades benéficas. Por su parte, Mrs Clegg mantendrá su actividad.

Los Cameron no se mudarán a Downing Street hasta mitad del verano, ya que el traslado afecta a toda la familia. Como el espacio de vivienda en el número 10 es escaso, harán como los Blair y ocuparán el piso situado sobre el número 11, sede que le corresponde al canciller del Tesoro, George Osborne. A éste le bastará el pequeño piso que le queda, pues pocas veces dormirá allí ya que su mujer y dos niños se quedarán en su actual vivienda.