La Unión Europea estima que la mitad de los vuelos programados para hoy en Europa se realizarán sin problemas

AGENCIAS
BRUSELAS/AMSTERDAM/LONDRESActualizado:

El comisario de Transportes de la Unión Europea, Siim Kallas, ha afirmado que espera que hoy lunes puedan tener lugar sin ningún tipo de problemas la mitad de los vuelos que discurran por el espacio aéreo europeo, asegurando que la actual situación -se han cancelado 63.000 vuelos desde el pasado jueves- es insostenible. "No podemos esperar a que la nube de cenizas simplemente desaparezca", ha señalado.

Por su parte, el secretario de Estado para la Unión Europea, el español Diego López Garrido, ha suscrito estas palabras al afirmar que "el pronóstico es que la mitad de los vuelos podrán operar mañana (por hoy)". Garrido ha dicho que esto último será "difícil", por lo que es necesaria la cooperación intereuropea, ha comentado a la salida de una reunión en la sede de agencia europea de control aéreo (Eurocontrol).

Por otro lado, la agencia meterológica islandesa ha informado que la actividad del volcán Eyjafjallajokull, que al arrojar toneladas de ceniza a la atmósfera es la responsable del caos aéreo en Europa, pese a hacerse más intensa, no iba a aumentar la envergadura de la columna de humo que existe sobre el cráter. Así, ésta reduciría su tamaño de los 11 kilómetros que alcanzó el miércoles, día en que comenzó la erupción, a los 4 o 5 kilómetros.

Además de los aeropuertos y las aerolíneas, a los que este frenazo del tráfico aéreo les está haciendo perder miles de millones de dólares, existen Gobiernos, como el holandés, que abogan por una relajación de las prohiciones para el tráfico aéreo. Ya hay tres compañías --Lufthansa, British Airways y KLM--que han realizado vuelos de prueba en las zonas afectadas con resultados satisfactorios, coincidiendo todas ellas en que las cenizas no causan daños de consideración en los motores de los aviones.

Zonas de alta y baja concentración de ceniza

Por su parte, Países Bajos presionará al resto de Estados de la UE para que se distinga entre zonas de alta y baja concentración de ceniza, con el objetivo de que en estas últimas sí que se autorice el tránsito aéreo. Así lo expresó el ministro de Transportes holandés, Camiel Eurlings, que afirmó que a pesar de que el espacio aéreo holandés continúa cerrado hasta las 8.00 horas de hoy lunes, su intención es ir permitiendo cada vez más vuelos.

Eurlings realizó estas declaraciones después de que este domingo Países Bajos autorizase que se realizasen dos vuelos de prueba por las zonas consideradas peligrosas con aviones de carga de la compañía KLM, que transcurrieron sin problemas. Según los técnicos de esta empresa, en una revisión posterior de los motores de los aparatos no se encontraron evidencias de daños de consideración. Según el presidente de KLM, Peter Hartman, los vuelos tripulados podrían empezar hoy lunes en la mayor parte del norte de Europa, ya que el espacio aéreo del continente es seguro "con la excepción de un área situada en el norte entre Islandia y Rusia", informa la agencia holandesa ANP news.

Días después de que la nube de cenizas provocada por la erupción de un volcán islandés impidiera la navegación aérea en la mayor parte de Europa, los gobiernos de los países afectados están recibiendo presiones de los aeropuertos y las aerolíneas, a los que la situación actual está provocando pérdidas económicas de miles de millones de dólares. Por su parte, Italia y Austria reabrirán sus aeropuertos clausurados hoy lunes.

Las ayudas, en el aire

Ante el caos aéreo, la Presidencia Española de turno de la Unión Europea (UE) ha convocado a los ministros de Transporte de los países comunitarios a una reunión extraordinaria por videoconferencia para analizar las medidas necesarias ante el cierre de gran parte de los cielos del continente. También el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha decidido establecer un grupo de expertos para evaluar el impacto de la nube volcánica en la industria del transporte aéreo y en la economía de la UE, organismo que ha tenido que cancelar varias reuniones previstas en Bruselas.

La vicepresidenta segunda y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, ha adelantado que, de momento, no está prevista ninguna reunión de urgencia en la UE ya que las informaciones son aún "muy preliminares" y la situación puede mejorar en un plazo "breve". "Después será el momento de la evaluación, también por parte de las compañías", señalaba Salgado, que ha asegurado que todavía no hay una posición europea al respecto porque no ha habido ninguna propuesta en este sentido.