El presidente rumano, Klaus Werner Johannis, ante Donald Tusk y Jean-Claude Juncker, durante la cumbre informal de la UE celebrada este jueves en Sibiu (Rumanía)
El presidente rumano, Klaus Werner Johannis, ante Donald Tusk y Jean-Claude Juncker, durante la cumbre informal de la UE celebrada este jueves en Sibiu (Rumanía) - Efe

Tusk convoca otra cumbre europea para preparar el reparto de cargos tras las elecciones

El 28 de mayo, dos días después de las elecciones europeas, se reunirá el Consejo

Corresponsal en BruselasActualizado:

El Consejo Europeo se reunirá de forma extraordinaria el 28 de mayo, justo después de las elecciones europeas, para preparar los nombramientos de los nuevos responsables de las instituciones comunitarias, anunció este jueves Donald Tusk. Los presidentes de los Veintisiete, reunidos por unas horas en la localidad rumana de Sibiu, constataron que no tienen la misma sensibilidad para abordar esta importante decisión y por ello Tusk ha organizado un cónclave previo para empezar la discusión a la luz de los resultados electorales. «El 28 de mayo –anunció– llamaré a los 28 líderes para comenzar el proceso de nombramientos», que «debería ser rápido, eficiente y estar en línea con lo que dicen los tratados, y si el consenso es difícil, no dudaré en someter estas decisiones a votación en junio».

La mención de Tusk a la posibilidad de una votación suena como una amenaza en un mundo habituado históricamente al consenso entre los líderes, sobre todo a la hora de designar al sucesor de Jean-Claude Juncker, cuyo mandato acaba el 1 de noviembre.

La reunión extraordinaria de este jueves –día de Europa– en Sibiu se había previsto teniendo en cuenta que todos los cálculos daban por hecho que el Reino Unido habría abandonado ya la UE. No ha sido así y los británicos todavía tendrán que participar en las elecciones, lo que añade un elemento de complejidad a la hora de interpretar los resultados.

El Parlamento Europeo insiste en que no ratificará a ningún presidente de la Comisión designado por el Consejo que no haya sido previamente señalado como candidato por los diferentes partidos políticos, pero varios dirigentes europeos, entre ellos el francés Emmanuel Macron, insisten en que no se sienten vinculados por este mecanismo.

Si se respeta el proceso de «candidatos especiales» o «spitzenkandidats», el aspirante con más posibilidades es el alemán Manfred Weber, designado por el PPE. El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, que abandonó precipitadamente la cumbre, tendrá un papel importante si el PSOE repite el resultado de las generales.

Reflexión sobre el futuro

Además del presidente de la Comisión, tras las elecciones del día 26 se deben renovar los puestos de presidente del Parlamento y del Consejo, junto al de Alto Representante y de presidente del Banco Central Europeo (BCE).

Por lo demás, la reunión de ayer sirvió también como ejercicio de reflexión sobre el futuro de Europa, que resumido por Macron se basa en tres ejes: un desarrollo radicalmente respetuoso con el medio ambiente, la protección y la seguridad de las fronteras, incluyendo la posible reforma de las reglas de la zona Schengen, y la convergencia social en materia económica, para corregir el modelo de dumping social que ha orientado la competitividad hacia la bajada de los salarios y ha vaciado de trabajadores a los países más débiles.

Este último punto tiene una lectura evidente en su propio país, Francia, donde bulle la revuelta de los chalecos amarillos, y en el que se encontraba, Rumanía, que ha perdido más de cuatro millones de habitantes que se han ido a trabajar a los países más ricos y que tiene que ir a buscar mano de obra a lugares tan lejanos como Vietnam.