Pide clemencia el acusado en Túnez por publicar caricaturas de Mahoma en Facebook

Jabeur Mejri fue condenado a siete años y medio de prisión por el delito de «escándalo público»

Actualizado:

Jabeur Mejri, el joven tunecino condenado por publicar en su perfil de Facebook caricaturas de Mahoma, asistirá el próximo lunes al tribunal de Monastir para pedir clemencia. «Jabeur ha pedido clemencia al juez. Además, por nuestra parte, reclamaremos a un médico para que evalúe su estado mental» explicó Bochra Belhaj Hmida, el abogado que se encarga del caso y que espera que su cliente se marche libre después de su audiencia.

Mejri, de Mahdia, una ciudad costera de Túnez, lleva encarcelado desde hace más de dos meses. El joven fue condenado el pasado 28 de marzo a siete años y medio de prisión por los delitos de «alteración del orden público, daño a través de redes públicas de comunicaciones y socavar la moral». Pero según apostilló el abogado: «La pena es demasiado severa, creemos que no ha existido alteración del orden público en este caso». Cuestiona además la notoriedad y trascendencia del perfil de Facebook del procesado donde las caricaturas – tildadas de «ofensivas»- se publicaron. Jabeur Mejri «no es ateo en el sentido ideológico, sino más bien un joven desesperado que ha cometido un acto suicida», agregó Belhaj. El posible ateísmo de estos dos jóvenes es un tema tabú que pesa sobre el silencio que rodea a este caso en Túnez.

«Jabeu ha cometido un acto de locura. Estar en el paro y el aislamiento le llevó a acometer tal acto» afirmó su hermana Inés, quien dice que su hermano es «incapaz de comprender lo que hacía».

No es el primer caso de este tipo que se da en Túnez, otro joven de la misma ciudad que el acusado, Ghazi Béji, fue condenado a la misma pena. El caso alcanzó una gran repercusión en Europa y Béji, por su parte, publicó un libro en internet llamdo «L'illusion de l'islam» -La ilusión del islam-.

El caso fue destapado por los bloggeros tunecinos a principios de abril. La organización de defensa de Human Rights Watch ha pedido la derogación de las leyes de la era Ben Ali que permitieron la condena de ambos jóvenes.