Un tsunami provoca un centenar de víctimas en el archipiélago de Samoa

Obama declara zona catastrófica a la Samoa estadounidense, que recibirá ayuda federal

ABC | MADRID
Actualizado:

Un fuerte terremoto en la región del Pacífico desató el pasado martes un tsunami que arrasó las aldeas costeras de las islas de Samoa, provocando la muerte de más de un centenar de personas, mientras que decenas han desaparecido.

El seísmo que desató el desastre alcanzó una magnitud de entre 7,9 y 8,3 grados en la escala de Richter, lo que originó olas que alcanzaron los seis metros de altura al romper contra las costas del archipiélago samoano. El Centro para la Gestión de Desastres de Samoa Occidental estimó que Upolu es la isla más dañada por la catástrofe. El subdirector del centro, Auseglia Mulipola, señaló a la cadena australiana ABC que la mayor parte de las aldeas costeras del sur de Upolu, donde también se levantan numerosos complejos hoteleros, quedaron destruidas por la fuerza del tsunami.

Intervención de Obama

En la Samoa estadounidense, bajo la soberanía de EE.UU., las autoridades informaron de que numerosos edificios están destruidos o dañados y que decenas de vehículos han caído al mar, aunque los mayores daños se han producido en las zonas costeras del este y sur, donde están ubicadas unas 70 aldeas pequeñas, en las que residen un promedio de medio millar de personas en cada una.

Obama ha declarado zona catastrófica este territorio. «La decisión del presidente permite poner ayudas federales a disposición de los afectados en el territorio norteamericano de Samoa», según informó el responsable de la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA), Craig Fugate. La FEMA, que ha activado su Centro de Coordinación Nacional para responder a la emergencia, ya ha preparado el envío de suministros necesarios para la población afectada que incluyen material de primera necesidad y sanitario.