Trump y Rohaní se enzarzan en una escalada de amenazas con la «guerra económica» de fondo

Tras los mensajes se esconde el impacto en Irán del regreso de EE.UU. a las sanciones

WashingtonActualizado:

A gritos. Por escrito, pero a gritos. Esa es la interpretación que se hace en Twitter de un mensaje redactado en mayúsculas. Donald Trump se dirigió de esa forma al presidente iraní Hasán Rohaní: «No vuelvas nunca a amenazar a Estados Unidos o sufrirás consecuencias que muy pocos han sufrido antes a lo largo de la historia. Ya no somos un país que soporte tus palabras dementes de violencia y muerte. ¡Ten cuidado!».

El tuit del presidente estadounidense llegaba horas después de que Rohaní hubiera declarado que «América debe entender que la paz con Irán es la madre de todas las paces y que la guerra con Irán es la madre de todas las guerras». Pocos en Irán y EE.UU. creen que este calentón de amenazas recíprocas sea el preludio de una próxima guerra entre ambos países, y hay quien compara la batalla dialética con el tipo de mensajes que hace un año enviaba Trump al dictador norcoreano, hoy «presidente», Kim Jong-un. Pero hasta ahí las semejanzas.

Detrás de estos escarceos retóricos se encuentra el impacto en Irán del regreso de Estados Unidos a la política de sanciones económicas promovida por Trump tras anunciar en mayo el abandono del acuerdo nuclear con el país asiático, en el que se mantienen Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania. El fundamento de este pacto está en el levantamiento de sanciones económicas al régimen iraní si éste, tal y como ha certificado hasta la fecha la OIEA, la agencia nuclear de la ONU, limita su programa atómico a fines civiles.

Asfixia económica

El estrangulamiento económico de Irán es la clave con la que se leen desde EE.UU. las palabras de Rohaní, que calificó las decisiones de Trump de «guerra económica». En ese sentido, el presidente iraní amenazó veladamente hace unas semanas con el cierre del Estrecho de Ormuz, por donde circula a diario alrededor del 20% del petróleo mundial, si Estados Unidos sigue intentando bloquear sus exportaciones de crudo. Según señaló Trump a principios de mes, «llegará un momento en el que me llamarán y me diran ‘hagamos un acuerdo’, y lo haremos».

«Trump me dijo que si Irán hace algo negativo, pagará un precio que pocos países han pagado antes», señaló ayer John Bolton, consejero de Seguridad Nacional. Bolton es uno de los miembros de la administración Trump que ha mostrado en más ocasiones su interés por cambiar el régimen iraní, hasta el punto de haber dado apoyo a lo largo de los años a un grupo disidente iraní que, entre 1997 y 2012, estuvo incluido en la lista de grupos terroristas del Departamento de Estado.