Robert O'Brien, nuevo asesor de Seguridad Nacional de EE.UU.
Robert O'Brien, nuevo asesor de Seguridad Nacional de EE.UU. - EFE

Trump elige a un negociador de rehenes para sustituir a John Bolton

El nuevo consejero de Seguridad Nacional se ganó el favor del presidente al viajar a Suecia a pedir la excarcelación de un rapero

David Alandete
Corresponsal en WashingtonActualizado:

El presidente de Estados Unidos ha elegido a un diplomático experto en la negociación para liberación de rehenes como consejero de Seguridad Nacional, un puesto crucial para la gestión de las crisis geoestratégicas del mundo. La elección de Robert C. O’Brien para el cargo, en el que sucede a John Bolton, es un triunfo para el ala moderada del gobierno y sobre todo para el actual secretario de Estado (ministro de Exteriores) Mike Pompeo. El puesto, de confianza del presidente, no necesita ser ratificado en el Capitolio.

«Tengo el placer de anunciar que he elegido a Robert C. O’Brien, que hasta ahora ha servido con mucho éxito como enviado especial para la liberación de rehenes en el departamento de Estado, como nuestro nuevo consejero de Seguridad Nacional. He trabajo mucho y muy duro con Robert y va a hacer un trabajo tremendo», dijo Donald Trump en Twitter. Apenas unos días antes el presidente había revelado a la prensa los nombres de los cinco finalistas.

Tras la batalla interna que libraron Bolton y Pompeo, varios analistas y medios norteamericanos plantearon la posibilidad de que el segundo asumiera el cargo del primero tras su despido de la semana pasada. Trump lo desmintió pero finalmente le ha ofrecido el puesto a un estrecho colaborador de Pompeo. Como Trump, Pompeo se ha mostrado más dispuesto al diálogo y la negociación en las diversas crisis internacionales en las que EE.UU. se halla inmerso.

O’Brien es el cuarto consejero de Seguridad Nacional de Trump, tras Mike Flynn (dimitido por sus contactos con funcionarios rusos antes de asumir el cargo), H.R. McMaster (que no congenió con el presidente por sus largas diatribas) y el propio Bolton. Su rol será crucial en crisis como el cambio de régimen en Venezuela, el programa de desnuclearización de Irán, el conflicto árabe en Yemen y la guerra de Afganistán.

En mayo de 2018 Trump nombró a O’Brien negociador jefe para la liberación de rehenes, que depende directamente de Pompeo. Con el puesto, recibió el rango de embajador. Una de sus últimas misiones fue poco ortodoxa: viajó a Suecia a solicitar la liberación de un rapero, ASAP Rocky, detenido por agresión. Aunque ASAP Rocky no era un rehén, Trump se interesó por su caso y pidió abiertamente su excarcelación al gobierno sueco. Finalmente, el cantante fue declarado culpable, pero al no recibir sentencia de prisión, quedó libre.

Desde su llegada al gobierno, Trump se ha interesado por la liberación de rehenes estadounidenses en todo el mundo, explotando sus dotes para la negociación. Según el presidente, en sus casi tres años en el cargo ha conseguido que una veintena de rehenes hayan quedado en libertad, incluido Joshua Holt, un misionero mormón que fue detenido por el régimen venezolano y que pasó una temporada en la presión del Helicoide de Caracas.