El presidente surcoreano, Moon Jae-in (dcha) junto a su homólogo estadounidense, Donald Trump
El presidente surcoreano, Moon Jae-in (dcha) junto a su homólogo estadounidense, Donald Trump - AFP

Trump aterriza en Corea del Sur con el objetivo de reunirse con Kim Jong - un

La cita con el dirigente norcoreano no está confirmda, pero hay altas posibilidades de que el encuentro entre ambos mandatarios pueda producirse este domingo en la frontera

EFE
MadridActualizado:

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha aterrizado a Corea del Sur para realizar una visita de dos días en el transcurso de la cual podría reunirse probablemente con el líder norcoreano, Kim Jong-un. Un encuentro que se produciría en la frontera que divide las dos Coreas.

El avión de Trump ha aterrizado en la base aérea de Osan, 40 kilómetros al sur de Seúl, donde lo ha recibido con una cena el presidente surcoreano, Moon Jae-in, en la residencia presidencial, según ha informado la agencia Yonhap.

A pesar de que la cita con Kim no está cofirmado hay altas posiblidades de que ambos mandatarios puedan verse el domingo durante unos momentos en la frontera y que esta pueda servir para revivir el diálogo sobre el programa nuclear.

Después de que Trump propusiera a Kim, a través de un mensaje en la red social Twitter, reunirse brevemente en la frontera, la viceministra de Exteriores norcoreana, Choe Son-hui, ha calificado la propuesta de interesante y positiva para las relaciones bilaterales, en una nota publicada por la agencia estatal KCNA. Aunque también ha afirmado que Pionyang no ha recibido invitación oficial, se da por hecho que el régimen da su visto bueno al encuentro.

¿Otra foto histórica?

Más allá de un apretón de manos y un saludo, Trump ha dicho que no le importaría cruzar brevemente la divisoria, lo que le convertiría en el primer presidente estadounidense en pisar territorio norcoreano.

Se espera que este simbólico encuentro sirva para reactivar las conversaciones bilaterales, paralizadas desde la cumbre de Hanói de febrero.

En la capital vietnamita, Pionyang abogó por una desnuclearización gradual acompañada del progresivo levantamiento de sanciones, una oferta que Washington -que sostiene que no relajará sanción alguna mientras el régimen no elimine sus programas nuclear, de misiles y de armas químicas y biológicas- ha considerado inaceptable.

Antes de despegar desde Osaka, donde participó en la cumbre del G20, Trump ha afirmado que en el caso de que Kim no se presente este domingo no lo interpretaría como una mala señal: «Nos han contactado muy rápido y quieren ver si podemos hacer algo, y no estamos hablando de una reunión larga, solo un saludo rápido», ha indicado.