El mandatario estadounidense cree que sería «muy bueno» para el país algún tipo de acuerdo con China
El mandatario estadounidense cree que sería «muy bueno» para el país algún tipo de acuerdo con China - Reuters

Trump declara una emergencia nacional para aprobar la venta de armas al Golfo

El presidente de EE.UU. se salta el bloqueo del Congreso para vender 8.000 millones de dólares en armamento a Arabia Saudí, EAU y Jordania en plena escalada de tensiones con Irán

Actualizado:

Donald Trump ha sorteado la oposición del Congreso de EE.UU. a una venta multimillonaria de armamento a Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Jordania con la justificación de que se produce por una emergencia nacional ante el peligro que representa Irán.

Durante meses, los legisladores bloquearon la venta de cerca de 8.000 millones de dólares en armas y munición a estos aliados estadounidenses en Oriente Medio. La oposición de los demócratas se fundamenta en la participación de Arabia Saudí y EAU en la guerra civil de Yemen. Los saudíes lideran una coalición contra los rebeldes hutíes, apoyados por Irán, que ha incluido ataques contra la población civil y provocado una crisis humanitaria en el país.

«Estoy decepcionado, aunque no sorprendido, por que la Administración Trump haya vuelto a no dar prioridad a nuestros intereses de seguridad nacional a largo plazo ni a defender los derechos humanos, y en su lugar otorgue favores a países autoritarios como Arabia Saudí», reaccionó el senador Robert Menendez, el principal demócrata en el Comité de Asuntos Exteriores del Senado y unas de las voces más críticas sobre la venta de armas a los saudíes.

Khashoggi en la memoria

La operación con Arabia Saudí también ha sentado mal a los legisladores cuando la muerte del periodista saudí Jamal Khashoggi, crítico con la monarquía de su país, todavía está fresca en la memoria. Khashoggi, que colaboraba con «The Washington Post» y residía en EE.UU., murió el año pasado a manos de agentes saudíes en la embajada de Arabia Saudí en Estambul. «Toda mi visión sobre Arabia Saudí cambió con el asesinato de Jamal Khashoggi», aseguró la senadora demócrata Dianne Feinstein.

El poder legislativo tiene la facultad de impedir o modificar la venta de armas en el extranjero. Pero la Ley de Control de Exportaciones de Armas también permite al presidente saltarse la potestad del Congreso en caso de emergencia nacional. La emergencia es Irán, con quien EE.UU. está en plena escalada de tensiones tras el abandono de Trump del acuerdo para la desnuclearización del país asiático y la recuperación de sanciones contra Irán. Este mes, Washington redobló la presión contra las exportaciones de petróleo iraní y retiró las exenciones de sanciones a varios países que dependen de su crudo.

La aprobación de la venta de armas viene acompañada de un aumento del contingente militar estadounidense en Oriente Medio, también como respuesta al aumento de las tensiones. EE.UU. mandará 900 soldados adicionales a la región y extenderá la presencia de otros 600 que tenía previsto regresar. El número de militares es muy inferior a lo que en un primer momento exigió el Pentágono –20.000 hombres– pero ha sido suficiente para encontrar la oposición de legisladores como el republicano Paul Rand, que pidió a Trump que reconsiderara el envío de más tropas. «Esta escalada no nos saca de guerras que se alargan durante décadas y parecen interminables», aseguró uno de los legisladores más contrarios a la presencia militar de EE.UU. en el extranjero.

Futuras hostilidades

El secretario de Defensa interino, Patrick Shanahan, aseguró que el envío de tropas es «una medida defensiva de prudencia con el objetivo de reducir la posibilidad de futuras hostilidades». El contingente incluirá un nuevo escuadrón de aviones de ataque, personal de inteligencia y aviones de reconocimiento, además de la extensión de la presencia del batallón de misiles de defensa Patriot.

«Queremos tener protección», dijo Trump desde la Casa Blanca para explicar la declaración de emergencia, poco antes de partir en viaje oficial a Japón. El secretario de Estado, Mike Pompeo, justificó que la «actividad maligna de Irán» requiere la «venta inmediata» de armas. «Apoyará a nuestros aliados, mejorará la estabilidad de Oriente Medio y ayudará a estos países a defenderse frente a la República Islámica de Irán», dijo el jefe de la diplomacia estadounidense.

La doble medida de vender armas y mandar tropas se produjo a la vez que el Pentágono acusaba a Irán por primera vez de forma pública de estar detrás del sabotaje de cuatro barcos petroleros en el golfo de Omán hace dos semanas. Las autoridades de Irán han rechazado su participación en ellos pero EE.UU. asegura que miembros de la Guardia Revolucionaria de Irán fueron los autores.