El presidente Donald Trump
El presidente Donald Trump - REUTRS

Trump aprueba un nuevo régimen de sanciones contra interferencias electorales

Inteligencia tendrá 45 días después de cada elección para emitir un informe sobre qué entidades o personas han tratado de influir

CORRESPONSAL EN NUEVA YORKActualizado:

Donald Trump ha puesto en duda la conclusión generalizada de la inteligencia estadounidense de que hubo interferencias por parte de Rusia para tratar de influir en el resultado de las elecciones presidenciales de 2016, las que le llevaron a la Casa Blanca. También ha sido renuente a la hora de sancionar con fuerza a Moscú por esas acciones, en un intento de establecer una mayor cercanía con el Gobierno de Vladimir Putin, a quien ha dado más credibilidad que a su propia inteligencia en este asunto.

La posición mayoritaria de buena parte de su Gobierno y de las mayorías republicanas en el Congreso ha sido la de endurecer las sanciones contra este tipo de campañas. En medio de una mayor presión para que actúe y con unas elecciones legislativas a la vuelta de la esquina (en las que la Inteligencia da por hecho de que volveré a repetirse la interferencia), el presidente de EE.UU. emitió hoy una orden ejecutiva que establece un nuevo régimen de sanciones para estos casos. A partir de ahora, el director nacional de Inteligencia tendrá 45 días después de cada elección para emitir un informe sobre qué entidades o personas han tratado de influir en el proceso electoral. Después, los departamentos de Seguridad Interior y de Justicia tendrás otros 45 días para decidir qué sanciones se imponen. El presidente tendrá la decisión final sobre las sanciones.

Los senadores Marco Rubio -republicano- y Chris Van Hollen -demócrata- aseguraron que la orden «reconoce la existencia de una amenaza» pero «no va suficientemente lejos». Ambos presentaron una propuesta de ley para que las sanciones se impongan cuando la Inteligencia determine que ha habido interferencia, sin que el presidente tenga capacidad de suspenderlas o eliminarlas.