Tres atentados con bomba dejan cinco soldados estadounidenses y cuatro iraquíes muertos

Bagdad. Agencias
Actualizado:

Irak y las fuerzas militares estadounidenses de la coalición presentes en el país árabe vivieron hoy una nueva jornada sangrienta. Tres atentados con bomba en las ciudades de Samarra, Faluya y Jaldiya terminaron con la vida de cinco soldados norteamericanos y cinco iraquíes.

Al menos cuatro personas murieron y una treintena --todas ellas iraquíes-- resultaron heridas al estallar una furgoneta-bomba junto al tribunal de Samarra, en el norte de Irak, según un balance de fuentes militares y hospitalarias.

El vehículo hizo explosión poco antes de las 10: 30 --hora local-- (las 08: 30 en la España peninsular), indicó un portavoz de la Gobernación de la ciudad, Salá Maulud Jamis.

La bomba había sido colocada en el interior de una furgoneta Toyota aparcada junto al edificio y fue detonada al parecer con un mando a distancia, de modo que por el momento no hay evidencias de que se haya podido tratar de un ataque suicida.

La ciudad de Samarra está situada en la zona suní al norte de Bagdad, donde la guerrilla antiestadounidense es muy activa. El Ejército norteamericano efectúa regularmente operaciones para detener a los grupos que se oponen a la ocupación.

Mientras, el teniente coronel Ryan Gonsalves, comandante estadounidense para la región de Samarra, declaró que se trataba de "la primera operación de este tipo en Samarra que afecta a tantos civiles".

Horas después dos soldados estadounidenses murieron cerca de la ciudad de Faluja, al oeste de Bagdad, después de que una bomba hiciera explosión al paso de su convoy, según un portavoz militarnorteamericano.  "Dos militares de la Task force ´All American´ fallecieron cuando un artefacto explosivo casero estalló al paso de suconvoy al norte de Faluja", declaró este portavoz.

Otro coche-bomba, esta vez en Jaldiya, al oeste de la capital iraquí, dejó al menos tres soldados estadounidenses muertos y otros seis heridos, según un portavoz de la coalición. "Tres soldados de la unidad ´All American´ murieron y seis resultaron heridos cuando un vehículo que transportaba unartefacto artesanal explotó en Jaldiya", declaró este portavoz. La explosión se produjo a las 16: 15 --hora local-- (las 12: 15en la España peninsular), anotó. Un número indeterminado de iraquíes también quedó herido, agregó la misma fuente.

En otro ataque murió un policía iraquí y otros dos resultaron heridos. La acción se produjo cuando se encontraban patrullando en Mosul, en el norte de Irak, anunció el responsable de información de Policía en la ciudad.   "Varios desconocidos a bordo de un coche abrieron fuego contra los policías que circulaban en una furgoneta en el barriode al Wahda", declaró el teniente coronel Abdel Azel Hazem. "Los policías respondieron. Un policía murió y un sargento resultó herido. Pensamos que dos de los asaltantes resultaron heridos", añadió.

La ciudad de Mosul, a 370 kilómetros de Bagdad, es el escenario de numerosos ataques contra los policías. Desde el final de las principales operaciones, anunciado por el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, el pasado mayo, más de 600 policías han muerto.

A pesar de este clima de violencia, el ministro iraquí de Asuntos Exteriores, Hoshyar Zebari, hizo un llamamiento desde el Foro de Davos (Suiza) a la ONU para que regrese a Irak y mostró su confianza en que la presencia de esta organización supranacional dará legitimidad y credibilidad al poder instaurado en el país ante los ojos de los iraquíesy del mundo árabe. "Esperamos que la ONU regrese y que la ONU tenga una presencia allí", indicó Zebari.

El secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan, retiró a todo el personal en Irak el pasado mes de octubre después del atentado contra la sede de la organización en Bagdad, en el que murieron 22 personas, incluido el enviado especial Sergio Vieira de Mello a finales de agosto.

Según un comunicado dado a conocer por la organización del Foro Económico Mundial de Davos, los oficiales iraquíes y estadounidenses han pedido a la ONU que vuelva a estar presente en Irak para supervisar el proceso de transición a una democracia.

Precisamente, un equipo de la ONU llegó hoy a Bagdad para estudiar la posible reanudación de los trabajos sobre el terreno. "El pueblo iraquí no soportará ningún retraso en la transferencia de la soberanía ni de la autoridad a un Gobierno iraquí", indicó por su parte el presidente del Consejo de Gobierno transitorio iraquí, Adnan Pachachi, que también seencuentra en Davos.