Un grupo de manifestantes exhiben un globo gigante de Donald Trump, durante la visita del presidente al Reino Unido el verano pasado
Un grupo de manifestantes exhiben un globo gigante de Donald Trump, durante la visita del presidente al Reino Unido el verano pasado - REUTERS

Trazan un pene gigante en el cesped del aeropuerto de Londres para darle la bienvenida a Trump

La «performance», hecha por un joven ecologista británico, ha querido recordar al presidente que «el cambio climático es real» a su llegada al Reino Unido

MadridActualizado:

Con apenas unas horas en suelo británico, la visita de Estado de Donald Trump a Reino Unido empieza ya a dar sus primeras noticias y anécdotas «extraoficiales».

Justo al lado de una de las pistas de aterrizaje londinense de Stansted, donde el presidente de EE.UU. ha aterrizado este lunes, un joven ecologista ha querido darle una «bienvenida especial» al mandatario, y lo ha hecho de una forma que no ha pasado desapercibida: trazando un pene gigante y un oso polar en el cesped aledaño a la pista, así como un mensaje dirigido al presidente:«hey, Trump, el cambio climático es real».

En los últimos días, cientos de expertos han instado a la primera ministra, Theresa May, a plantar cara a la postura negacionista de Trump durante su visita, que se extenderá hasta el miércoles. Una carta firmada por 250 académicos de universidades y organismos de investigación británicos ha advertido que la negativa del presidente a paliar el cambio climático está «poniendo en riesgo miles de vidas y sustentos» en todo el mundo, y ha tachado de «incompatible» la visita de Trump con las políticas anticontaminantes del Reino Unido. Trump ha calificado el cambio climático de «fraude» y «mentira» en el pasado.

El falo gigante es solo una de las protestas más «visuales» que están previstas que se produzcan desde hoy y hasta el miércoles. Mañana, durante la visita de Trump al Parlamento, un dirigible sobrevolará durante dos horas el Palacio de Westminster mostrando una figura de Trump en pañales, una efigie que ya se exhibió el verano pasado en otra visita del mandatario.