Exempleadas de Médicos Sin Fronteras acusan a cooperantes de contratar prostitutas, según la BBC

La BBC se hace eco de denuncias de comportamientos poco éticos de los trabajadores de MSF tras la crisis del ébola

Actualizado:

Trabajadores humanitarios de la organización benéfica Médicos Sin Fronteras contrataron prostitutas locales mientras trabajaban en África, han denunciado varias exempleadas de la ONG al programa de Victoria Derbyshire en la BBC.

Estas exempleadas han asegurado que se trataba de un comportamiento generalizado en la ONG. Según ha relatado a la BBC, uno de sus colegas le dijo: «Es tan fácil hacer trueque con medicación con estas chicas fáciles en Liberia».

Esta información no ha podido ser verificada ni por BBC ni por la ONG. «No toleramos el abuso, el acoso ni la explotación dentro de MSF. Tenemos mecanismos para prevenir, detectar y abordar conductas indebidas de nuestros trabajadores. Basándonos en la información proporcionada, no hemos encontrado pruebas que respalden estas acusaciones formuladas en el reporte de la BBC», ha remitido la ONG a ABC.

Según un comunicado de la organización, Médicos Sin Fronteras había sido informada por la BBC sobre las acusaciones contra un trabajador de MSF que supuestamente afirmó que las mujeres en situación de vulnerabilidad podían «intercambiar medicamentos por sexo en Liberia». MSF, apunta en el comunicado, ha verificado sus registros y no ha encontrado evidencia alguna de que trabajadores de MSF hicieran esto. «El intercambio de sexo por cualquier servicio de MSF es considerado como un comportamiento totalmente inaceptable por parte de MSF y sancionado como tal. Alentamos a todo el personal de MSF, y a los antiguos trabajadores, a que compartan de forma proactiva la información que puedan tener sobre conductas abusivas contra pacientes y beneficiarios a través del mecanismo interno del que dispone la organización», han continuado.

Las mujeres hablaron de forma anónima por temor a ser incluidas en la lista negra de las agencias de ayuda extranjeras, entre las que puede haber un gran cruce de información de personal.

Una exempleada, que trabajaba en la oficina de la organización benéfica en Londres, dijo que había visto a un miembro del personal de alto rango traer mujeres a los alojamientos de MSF mientras estaban en Kenia. «Las chicas eran muy jóvenes y se rumoreaba que eran prostitutas», dijo.

La BBC recoge denuncias de comportamientos poco éticos -sin verificar- de los trabajadores de MSF tras la crisis del Ébola. «'Oh, es tan fácil intercambiar medicamentos con estas chicas fáciles en Liberia'», señaló una de las denunciantes. «Muchas de las jóvenes que habían perdido a sus padres por la crisis del Ébola harían cualquier cosa sexual a cambio de medicamentos», agregó.