Tokio niega que el archipiélago de las Senkaku (Diaoyu) pertenezca a China o a Taiwán

ABC/
Actualizado:

MADRID. En el contencioso que mantienen Japón y China por las islas Senkaku (Diaoyu en chino), Tokio mantiene que las inspecciones que ha realizado a dicho archipiélago desde 1885 han confirmado que todas esas islas permanecían deshabitadas y que no hay indicios de encontrarse bajo control de China. Basándose en ello, el Gobierno de Japón acordó, mediante una resolución del Consejo de Ministros con fecha de 14 de enero de 1895, establecer una marca sobre las islas para incorporarlas formalmente a los territorios de Japón, según una nota que la Embajada del Japón en Madrid ha remitido a ABC.

Según ese documento, desde entonces, «las Islas Senkaku han permanecido de manera continuada como parte integrante de las Islas Nansei Shoto, que forman parte del territorio japonés. Estas islas no pertenecen ni al territorio de Taiwán ni al de las Islas Pescadores que fueron cedidas a Japón por la Dinastía Qing china según el Artículo II del Tratado de Shimonoseki que entró en vigor en mayo de 1895».

«En consecuencia, las Islas Senkaku no están incluidas en los territorios a los que Japón tuvo que renunciar por el Artículo II del Tratado de San Francisco (firmado en 1951 y vigente desde 1952). Las islas pasaron a estar bajo dominio norteamericano como parte de las Islas Nansei Shoto, según el Artículo III del mencionado tratado, y están incluidas en el área cuyos derechos administrativos han sido devueltos a Japón por el Acuerdo entre Japón y Estados Unidos de América en referencia a las Islas Ryukyu y Daito firmado el 17 de junio de 1971. Lo expuesto hasta aquí indica claramente que las Islas Senkaku son parte del territorio japonés».

«El hecho de que China no pusiera objeción alguna a la administración de las islas por parte de Estados Unidos, según el Artículo III del Tratado de San Francisco, indica con claridad que China no consideró las Islas Senkaku como parte de Taiwán. No fue hasta la segunda mitad del año 1970, cuando surgió la cuestión de la explotación de los recursos petrolíferos de la plataforma continental del Mar de China Oriental, cuando el Gobierno de China y las autoridades taiwanesas comenzaron a plantear de nuevo el asunto de las Islas Senkaku».

«Además, ninguno de los puntos expuestos por el Gobierno de China como evidencias «históricas, geográficas o geológicas» tienen validez según el derecho internacional para sostener la argumentación de China acerca de las Islas Senkaku», finaliza la nota.

El pasado 12 de febrero, el Gobierno de Japón anunció que había tomado bajo su control y asumido la propiedad de un faro situado en una de las islas, acción que fue condenada por Pekín.