La primera ministra británica, Theresa May, sale del número 10 de Downing Street este miércoles
La primera ministra británica, Theresa May, sale del número 10 de Downing Street este miércoles - Afp

Theresa May niega que el «plan de Chequers» esté muerto, pero ya no lo nombra

La primera ministra británica comparece ante la Cámara de los Comunes antes de la decisiva cumbre de la UE

LondresActualizado:

La primera ministra británica, Theresa May, aseguró este miércoles que el llamado « plan de Chequers» para la salida de la Unión Europea (UE), consensuado con su Gobierno el pasado julio, «no» está muerto, si bien ha dejado de referirse al mismo.

May, que este miércoles viaja a Bruselas para exponer su propuesta ante el resto de dirigentes de la UE en una cumbre decisiva, se mostró rotunda durante su comparecencia semanal en la Cámara de los Comunes, cuando el líder de la oposición laborista, Jeremy Corbyn, le preguntó por qué ha dejado de citar ese plan en sus intervenciones parlamentarias.

«¿Significa eso que el plan de Chequers está muerto?», le preguntó el líder socialista, que recordó que varios ministros conservadores han rechazado apoyarlo públicamente.

«Me pregunta si el "plan de Chequers" está muerto y la respuesta es no», rebatió May.

El denominado «plan de Chequers», que contempla la creación tras el Brexit de un mercado común de bienes británico-comunitario con equivalencia regulatoria, provocó la dimisión de dos ministros el pasado julio, y es criticado tanto por la oposición como por los propios «tories».

Ante las divisiones en su partido y la frágil unidad de su gabinete, May ha dejado de nombrar el polémico plan, aunque se supone que éste sigue rigiendo su estrategia negociadora con el bloque europeo, puesto que no se ha revelado ninguna alternativa.

«Nada está acordado hasta que todo lo esté»

Corbyn también pidió a May que confirmara si el Reino Unido tendrá que pagar la mayor parte de la factura de salida de la UE, estimada en unos 39.000 millones de libras (44.300 millones de euros), en caso de que no hubiera acuerdo bilateral.

May respondió que «este es un país que cumple con sus compromisos legales», aunque recordó que, como opina también Bruselas, «nada está acordado hasta que todo lo esté».

La primera ministra viaja esta tarde a la capital belga, donde expondrá a los Veintisiete su posición sobre el Brexit antes de que éstos se reúnan en solitario para decidir los próximos pasos.