EE.UU. teme que «supremacistas» venguen la muerte del neonazi Page
El presunto autor de la matanza, Wade Michael Page, en una foto colgada en MySpace - reuters

EE.UU. teme que «supremacistas» venguen la muerte del neonazi Page

Su exnovia, que también forma parte del entorno de bandas deología extremista, ha sido detenida por posesión ilegal de armas

corresopnsal en washington Actualizado:

Las autoridades estadounidenses temen que grupos supremacistas blancos de EE.UU. intenten vengar la muerte del neonazi Wade Michael Page, que falleció el domingo tras pegarse un tiro en la cabeza después de haber asesinado a seis personas en el templo sij de Oak Creek, en Wisconsin. Su exnovia, que también forma parte del entorno de bandas de música de ideología extremista, ha sido detenida por posesión ilegal de armas, pero no se la vincula con la matanza.

El domicilio del agente de Policía que intervino en el tiroteo que mató a Page está siendo fuertemente custodiado, ante la posibilidad de represalias, según ha reconocido John Edwards, el jefe policial de Oak Creek, una población de 35.000 habitantes en las inmediaciones de Wilwaukee, la mayor ciudad de Wisconsin. Cuando la CNN, enterada de la dirección en la que vive el policía, llegó allí con sus cámaras, los periodistas fueron inmediatamente rodeados por agentes armados, con la mano en los gatillos, temiendo que se tratase de activistas neonazis.

La exnovia de Page fue detenida el martes por posesión ilegal de un arma

La matanza en el templo sij ha destapado el oscuro mundo de la subcultura neonazi estadounidense, agazapada en bandas punk que enaltecen la violencia y el racismo. Page lideraba el grupo «End Apathy» (fin de la apatía) y había tocado con «Definitive Hate» (odio definitivo), con canciones como «Autodestrucción» y el álbum «Victoria violenta». La exnovia de Page, con la que este había vivido hasta junio y que también frecuentaba esos grupos, fue detenida el martes por posesión ilegal de un arma. La Policía asegura que no la vincula con la masacre, pero ha querido lanzar el aviso de que a los supremacistas relacionados con Page de que los está supervisando.

Testimonios de varias personas han puesto de manifiesto que Page, de 40 años, llevaba tiempo expresando su ideología neonazi. De modo más solapado durante su servicio en el Ejército, de 1992 a 1998, del que fue expulsado por un incidente de exceso de alcohol. En ese tiempo confesó a un compañero que esperaba en «la victoria final blanca». Después de ser expulsado de un reciente trabajo, se encontró una aplicación del Ku-Klux-Klan en el ordenador que utilizaba.

Según Arno Michaels, un antiguo militante de la escena neonazi, Page es típico de esa subcultura, donde los jóvenes son captados por la atracción de la música y la violencia. «Cuando entré en la escena punk, disfrutaba con la agresión y la rebelión. Se crea un entorno de odio que justifica lo que uno está haciendo», explica Michaels, ahora en la entidad Life After Hate, en la que entró tras tener una hija y ver cómo amigos suyos morirían en enfrentamientos callejeros.