Un hombre y una mujer musulmanes cerca de la ciudad francesa de Lyon, en una imagen de archivo - AFP

Suiza niega la nacionalidad a una pareja musulmana por no dar la mano a personas del sexo opuesto

Las autoridades arguyen falta de integración y de respeto a la igualdad de género

MadridActualizado:

Las autoridades de Suiza han negado la nacionalidad de este país a una pareja de musulmanes después de que rechazaran dar la mano a personas del sexo contrario durante su entrevista. Fuentes oficiales confirmaron la decisión el pasado lunes, arguyendo la falta de integración y de respeto a la igualdad de género por parte de la pareja.

Estas personas, entrevistadas hace meses, también tuvieron dificultades para responder preguntas de miembros del sexo opuesto.

«La constitución y la igualdad entre hombres y mujeres prevalece sobre el fanatismo», ha señalado un miembro del comité que entrevistó a la pareja, Pierre-Antoine Hilbrand.

Hace unos días, una musulmana sueca obtuvo una indemnización después de que una entrevista de trabajo concluyó cuando ella se negó a estrechar la mano, recoge BBC News.

Las autoridades suizas indican que quienes aspiren a la ciudadanía deben estar bien integradas en la comunidad suiza y demostrar una adaptación al país y sus instituciones, así como un respeto por su ordenamiento legal.

Libertad religiosa, pero respeto a la ley

Aunque desde las autoridades no se dieron detalles sobre la pareja, los medios locales han apuntado que eran norteafricanos, si bien confirmaron que la pareja no había cumplido con los criterios de ciudadanía cuando presentaron la solicitud en la ciudad de Lausana. No se les preguntó acerca de su fe, aunque su religión resultaba evidente, según los medios.

El alcalde de esta ciudad, Gregoire Junod, ha señalado a la agencia de noticias AFP que la libertad de religión está consagrada en las leyes locales, pero la «práctica religiosa no puede estar fuera de la ley».

Esta no es la primera vez que la negativa a dar la mano desata la polémica en Suiza. En 2016, una escuela decidió excluir a dos chicos musulmanes de dar la mano a profesores masculinos y femeninos, después de que se negaran a dar la mano a una profesora, en un caso que causó revulo y llevó a suspender el proceso de nacionalización de la familia.

En Francia, se le negó la ciudadanía a una mujer argelina tras rechazar dar la mano a un funcionario durante su ceremonia para adquirir la nacionalidad.