El magnate Jeffrey Epstein - AFP

Se suicida el magnate amigo de Trump y Clinton acusado de abuso

Una presunta víctima de Jeffrey Epstein había hecho público 24 horas antes un dosier de 2.000 que detallaba el entramado

Corresponsal en WashingtonActualizado:

El magnate neoyorquino Jeffrey Epstein, acusado de abuso y prostitución de menores, se suicidó ayer a los 66 años en un calabozo donde se hallaba a la espera de juicio. Epstein era un millonario que a lo largo de las pasadas décadas cultivó amistades en la primera fila de política norteamericana, entre ellas las de Donald Trump y Bill Clinton. La reapertura de la causa por abuso de menores contra Epstein provocó una crisis en el gobierno de Trump, pues su ministro de Trabajo, Alex Acosta, dimitió el 12 de julio porque en 2008, cuando era fiscal en Florida, negoció un acuerdo con el acusado a través del cual este apenas cumplió 13 meses de prisión.

El FBI, la policía judicial, investiga ahora la muerte de Epstein, que fue hallado ahorcado en su celda después de que se le retirara el régimen de prevención de suicidios. Varias mujeres acusan a Epstein de pagarles por mantener sexo con él y con abogados, empresarios, políticos y artistas. La fiscalía había pedido 45 años de prisión y él se había declarado inocente. Dos semanas antes, Epstein fue encontrado inconsciente en el suelo de su celda con hematomas en el cuello, según dijeron entonces las autoridades carcelarias en Nueva York.

Apenas 24 horas antes del suicidio de Epstein, una de las mujeres que le acusa de violación, Virginia Giuffre, hizo público un dosier de 2.000 páginas donde detalla un supuesto entramado de trata de menores en las propiedades que Epstein tiene en Nueva York, Florida y las Islas Vírgenes. Según Giuffre, Epstein la obligaba a ofrecer favores sexuales a hombres poderosos de todo el mundo para grabarlos y poder chantajearlos luego. El magnate negó los cargos y sus abogados acusaron a Giuffre de un delito de injurias.

Epstein vivía una vida de extravagante lujo y donaba abundantes fondos a instituciones educativas y organizaciones humanitarias. Le gustaba rodearse de famosos y llegó a ceder el uso de sus mansiones y aviones privados a Clinton y Trump. Hacía más de una década que no se veía a ninguno de estos políticos con el millonario, sobre todo después del primer proceso judicial por violación, que acabó con un acuerdo que las supuestas víctimas consideran beneficioso para el acusado.

El calabozo en el que se hallaba Epstein ha albergado a algunos de los presos más célebres de la historia reciente de EE.UU., entre ellos el narcotraficante mexicano Joaquín «El Chapo» Guzmán; el ideólogo de los atentados del 11-S Ramzi Ahmed Yousef, y el defraudador convicto Bernie Maddoff.