Angela Merkel aplaude a su sucesora al frente de la CDU, Annegret Kramp-Karrenbauer - Reuters

La centrista Kramp-Karrenbauer, nueva líder de la CDU en sustitución de Angela Merkel

La candidata centrista se impuso a Jens Spahn y Friedrich Merz

Corresponsal en BerlínActualizado:

El congreso de la Unión Cristianodemócrata (CDU) en el que se dirimió este viernes la sucesión de Angel Merkel como líder del partido optó por el centro político, por la continuidad y por la integración de todas las familias conservadoras alemanas en una gran fuerza.

[Conoce aquí quién es Annegret Kramp-Karrenbauer]

Todo eso es lo que representa Annegret Kramp-Karrenbauer, a quien la canciller alemana puso en el puesto de secretaria general de la organización el pasado mes de febrero porque era su favorita. Lo primero que hizo anoche, tras su elección por 517 votos, fue llamar al escenario a sus dos contrincantes. «Gracias a todos de corazón y felicidades también, queridos Friedrich y Jens, sobre todo por vuestra oferta de seguir trabajando junto a mí y para el partido. Como ha dicho Jens, nosotros tres somos ya como una banda de rock, así que por favor subid al escenario, para que quede claro que este partido es solo uno».

En la segunda vuelta de una reñida votación, AKK se hizo con los votos del tercer candidato más votado, el actual ministro de Sanidad Jus Spahn, obteniendo así 517 tarjetas de delegados, el 51,8%, frente a las 482 de Friedrich Merz, que proponía un giro a la derecha y un distanciamiento de los socialdemócratas del SPD y la gran coalición, bajo la premisa de que «si no lanzamos mensajes claros, no lograremos mayorías suficientes».

La votación abría una nueva era en el partido tras 18 años de liderazgo de Merkel. Sin embargo, la mujer que ha marcado la vida política alemana y de Europa en la última década y media tiene previsto continuar en su cargo como canciller hasta el final de la legislatura, en 2021.

AKK es una de sus personas de confianza y el entendimiento entre ambas es muy fluido, así que no se esperan dificultades en ese último tramo, sino más bien intensa colaboración. Al frente del partido hasta esa fecha, y mientras se prepara para ser con alta probabilidad la candidata de la CDU en unas próximas elecciones generales, se dedicará a una renovación programática y de estructuras del partido, con el objetivo de proporcionar a la formación política los mimbres necesarios para su estrategia de cara al siglo XXI.

El «último unicornio»

En su afán integrador, es muy posible que AKK se haga con algunos de los postulados de su principal rival por la presidencia de la CDU, Friedrich Merz, que, como ha demostrado la votación, cuenta con gran respaldo en el partido para su llamada de urgencia. «Necesitamos un cambio de estrategia», dijo este viernes, refiriéndose a menos impuestos y menos regulación, más seguridad y más control de las fronteras y el territorio. Sumando los dos discursos, la CDU se propone ampliar su espectro y saldar un congreso con ganancias, en lugar de pérdidas.

Lo cierto es que a la llegada a Hamburgo de los 1.001 delegados del congreso, no estaba del todo claro quién podía hacerse con la presidencia del partido y los pronósticos eran muy ajustados.

Sin duda influyó en la votación el vibrante discurso de defensa de su candidatura, en el que Kramp-Karrenbauer llamó con pasión a la CDU a demostrar «más valor» y «confianza en sí misma». «Si tenemos valor, viviremos en una Europa fuerte, en una Europa con un euro a prueba de crisis, con fronteras abiertas en el interior y fronteras seguras en el exterior, y con un Ejército europeo que sea una realidad», aseguró.

Recordando sus primeros contactos con el partido, la CDU de Helmut Kohl, entroncó con la tradición cristianodemócrata de postguerra y llamó a «otorgar a la C de cristiano en nuestras siglas el peso político que le corresponde», agradeciendo el legado de Merkel, pero pidiendo ahora mirar hacia el futuro, al que definió como «el último unicornio de Europa», en referencia a la posición de la CDU como último gran partido conservador de centro en el poder.

«Esta Europa, esta Alemania necesitan una CDU fuerte», dijo, «da igual quien gane hoy. He leído que si no votamos lo correcto hoy, se desencadenará el hundimiento de la CDU. Eso es lo que dice al menos algún comentarista poco inteligente. Pero yo no lo creo. Gane quien gane hoy, saldremos ganando todos, porque para mí no hay una CDU liberal o una CDU de valores conservadores. ¡Somos una familia! Y así es como debe continuar».