Un grupo de rescate que continúa este sábado las labores de búsqueda de las víctimas del desastre en el estado de Minas Gerais
Un grupo de rescate que continúa este sábado las labores de búsqueda de las víctimas del desastre en el estado de Minas Gerais - EFE

Se elevan a 40 los muertos por la rotura de un dique en Brasil

Hasta el momento hay varios cientos de desaparecidos y el riesgo de la rotura de una segunda presa

Corresponsal en Sao PauloActualizado:

Equipos de rescate y de bomberos trabajan contra el reloj para tratar de encontrar con vida a casi dos centenares de desaparecidos bajo una avalancha de lodo en el municipio de Brumadinho, en el estado brasileño de Minas Gerais. El número fue difundido ayer por la minera brasileña Vale (166 serían trabajadores, y 130 civlles), responsable por la catástrofe que derramó millones de metros cúbicos de barro tóxico sobre el área, tras la ruptura de un dique de contención de residuos de una de sus minas de hierro. Baja así el número de desaparecidos que llegó a superar los 400. El número de muertos ascendía este sábado a 40. Asimismo, unos 24.000 residentes de la misma localidad de Brumadinho, han tenido que ser evacuados tras una alerta de ruptura en otra presa de la zona,

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, sobrevoló el sábado en la mañana de helicóptero la gigantesca área cubierta de lodo. El mandatario ordenó, a su vez, el despliegue de militares en la zona para ayudar en las labores de rescate y apoyar a los equipos de Defensa Civil y Bomberos locales.

«Vamos a tomar todas las medidas posibles para minimizar el sufrimiento de familiares y de las posibles víctimas, así como la cuestión ambiental», declaró el viernes el presidente Bolsonaro, que ha sido bastante criticado por darle poca importancia al área ambiental y sustentar que no cree en el calentamiento global. La catástrofe debe presionar a su Gobierno a dar un giro en propuestas como facilitar las licencias ambientales y debilitar los órganos estatales de fiscalización.

«Es fundamental que el Gobierno abra la caja negra de informaciones sobre el impacto de los diques de retención de residuos de mineras», cuestionó Nilo D'Avila, director de campañas del Greenpeace en Brasil. D'Avila recordó la tragedia de Mariana, ocurrida hace apenas tres años y considerada el peor crimen ambiental de la historia brasileña. «Es inadmisible que poco tiempo después del accidente de Mariana, tengamos otro en la misma región, en el mismo local, con la misma empresa».

En ese accidente, casi idéntico y también en Minas Gerais, murieron 19 personas y 50 millones de metros cúbicos de lodo se vertieron en los ríos y en la tierra, recorriendo 643 kilómetros hasta el mar. El presidente de Vale, Fabio Schvartsman, garantizó que el daño ambiental será menor, porque el lodo en Brumadinho es menos líquido, pero lamentó la pérdida mayor de vidas, muchos de ellos empleados de su empresa.