Esta foto de drones tomada y lanzada el 6 de junio de 2018 por el Servicio Especial de Rescate de Seúl 119 a través de Yonhap
Esta foto de drones tomada y lanzada el 6 de junio de 2018 por el Servicio Especial de Rescate de Seúl 119 a través de Yonhap - AFP

El «Spiderman francés», detenido en el piso 75 de un rascacielos cuando trataba de honrar a las Coreas

El escalador, conocido por emprender sus hazañas con la única ayuda de sus manos y habitualmente sin autorización, «no usaba el equipo de seguridad adecuado»

Actualizado:

El intento del francés Alain Robert de escalar la quinta torre más alta del mundo fracasó el miércoles cuando los agentes de seguridad de la Lotte World Tower de Seúl lo obligaron a rendirse cuando estaba en la segunda mitad de la escalada.

Robert, de 55 años, fue detenido en la azotea del piso 124 de la torre Lotte World Tour en torno a las 11.35 hora local (2.35 GMT) acusado de trepar el edificio sin el consentimiento de su propietario, Lotte Property and Development, recogió la agencia local Yonhap.

El hombre fue interceptado tras unas dos horas de escalada al llegar a la planta 75 del edificio más alto del país y el quinto del mundo, desde donde fue trasladado a la azotea por un trabajador de mantenimiento.

El escalador declaró que realizó la subida de la torre de 555 metros «para celebrar la rápida mejora de los lazos entre Corea del Sur y Corea del Norte», relató un miembro de la compañía a Yonhap.

El escalador, conocido por emprender sus hazañas con la única ayuda de sus manos y habitualmente sin autorización, «no usaba el equipo de seguridad adecuado» y las autoridades surcoreanas dijeron que decidirán como abordar el caso tras «investigar sus motivos».

Robert saltó a la fama en 2011 tras escalar el edificio más alto del mundo, el Burj Khalifa de Dubái (Emiratos Árabes Unidos).

A lo largo de su trayectoria, ha escalado más de un centenar de edificios y monumentos de todo el mundo, entre ellos el Puente Golden Gate de San Francisco, el edificio del Empire State de Nueva York, la Torre Sears de Chicago (los tres en Estados Unidos), la Ópera de Sídney (Australia) y la Torre Agbar de Barcelona (España).

El «Spiderman francés» ha sido detenido más de 100 veces y ni su vértigo crónico ni la discapacidad del 66 % resultante de varias caídas serías que ha sufrido durante sus periplos han logrado mermar su gusto por las alturas.