Dos soldados de élite turcos han solicitado asilo político en Grecia

Podrían ser dos de los tres militares que aún no han sido arrestados en Turquía acusados de planificar el asesinato de Erdogan

Corresponsal en AtenasActualizado:

El gobierno griego de Alexis Tsipras se enfrenta a un nuevo problema diplomático: dos soldados de élite turcos que parece pertenecían al cuerpo de élite especial SAT (Su Alti Taarruz), cuya base náutica se encuentra en Fokea, cerca de ciudad de Esmirna, han solicitado asilo político en Grecia. Precisamente ha sido en Esmirna donde han comenzado los juicios sumarios de los 47 miembros de este comando, acusado de tener como objetivo el asesinato de Erdogan en el hotel donde se encontraba en Marmaris, al suroeste de Turquía, el pasado mes de julio.

Los dos soldados que solicitaron asilo son los sargentos Hakan Cetin y Fatih Arik, y podrían ser dos de los tres militares que aún no han sido arrestados en Turquía por participar en este comando. Ambos cruzaron ilegalmente la frontera a través del río Evros el 15 de este mes junto con un traficante argelino, entregándose en la comisaria del pueblo de Oriestada, a pocos kilómetros de la frontera con Turquía, el 17 y solicitaron asilo político posteriormente, el día 20 acompañados de un abogado griego. Según CNN Grecia, estos dos soldados afirmaron formar parte del comando y las autoridades griegas están investigando el caso mientras que se han filtrado sus fotografías a los medios ayer por la noche. Continúan bajo custodia en las dependencias policiales de Orestiada y nadie se explica donde estuvieron escondidos desde el fracasado golpe de estado hasta ahora.

Este caso complica aún más la posición del gobierno griego tras la negativa del Tribunal Supremo griego de deportar a Turquía los ocho militares que llegaron al país horas después del fracasado golpe militar en dos helicópteros militares el 16 de Julio. Las autoridades helenas se enfrentan a una nueva demanda de extradición de estos militares. Desde el mes de julio del pasado año son ya cien los ciudadanos turcos que han llegado a Grecia huyendo de las consecuencias del golpe y han solicitado asilo político. Asimismo son aún más numerosos los momentos de tensión en el Ego, donde según las autoridades griegas aviones y barcos turcos entran frecuentemente en el espacio aéreo o en las aguas territoriales helenas.