Un grupo de vehículos haciendo fila para comprar gasolina, en la ciudad de Maracaibo
Un grupo de vehículos haciendo fila para comprar gasolina, en la ciudad de Maracaibo - EFE

El sindicato petrolero alerta de que Venezuela se quedará sin gasolina en un mes

Trabajadores de Pdvsa han calificaron la situación de desabastecimiento de combustible como «sumamente grave» y alerta de que la situación se agudiza en 16 de los 24 estados

MadridActualizado:

La escasez de combustible en el interior de Venezuela se ha reportado desde hace más de cuatro años. Largas colas de entre cinco a diez horas tienen que hacer los venezolanos para repostar la gasolina de sus coches. En Caracas, apenas el año pasado fue que se empezó a sentir el agravamiento de la crisis producto de una disminución de más del 70% en la producción petrolera. De tres millones de barriles diarios ha caído a 700.000 durante la gestión de Nicolás Maduro, cuyo régimen afronta sanciones económicas por parte de Estados Unidos.

Desde que el presidente interino Juan Guaidó recuperó la filial de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) en Estados Unidos, Citgo, con el respaldo de Washington, a Maduro se le ha complicado mantener viva a la empresa petrolera.

«Aquí hay gasolina para un mes», ha afirmado Luis Hernández, director del Frente de Trabajadores Petroleros de Monagas, y además ha dicho que va a haber «desabastecimiento total». Este jueves, el sindicato de los trabajadores de Pdvsa ha calificado la situación de desabastecimiento como «sumamente grave» y alerta de que la situación se agudizaen 16 estados (de 24)entre los que citó Táchira, Mérida, Portuguesa y Bolívar.

El racionamiento de combustible es un hecho en los estados fronterizos con Colombia, donde las mafias venden los bidones a precios internacionales. Para palear la situación, el gobierno ha optado por imponer racionamientos programados para la venta y evitar así su fuga.

Casi en su totalidad, las seis refinerías que hay en el país «están totalmente paralizadas, simplemente la del Complejo Refinador de Paraguaná está trabajando a un 10 %», ha explicado el representante de los trabajadores, quien añadió que «no hay manera de ponerlas a funcionar, porque para ponerlas a funcionar cuesta una transformación».

Con respecto a la gasolina que Venezuela está importando, Hernández tiene dudas de la calidad del producto que se está adquiriendo en Rusia.