Un sicario colombiano acusa a España de cobrar 30 millones de dólares por dos extradiciones en los ochenta

Un sicario colombiano acusa a España de cobrar 30 millones de dólares por dos extradiciones en los ochenta

John Jairo Velásquez Vásquez, jefe de los sicarios del cártel de Medellín, revela que ETA enseñó a fabricar explosivos a los narcotraficantes

madrid Actualizado:

El Gobierno español habría cobrado 30 millones de dólares de un cártel colombiano en la década de los ochenta para extraditar a dos narcotraficantes a Colombia en lugar de Estados Unidos, ha revelado el jefe de los sicarios del cártel de Medellín, John Jairo Velásquez Vásquez, en una entrevista la radio colombiana RCN.

Según su confesión, un miembro de ETA al que identifica como «Miguelito» habría viajado a Colombia en 1986 para enseñar a la facción a explotar coches bomba. Fue después de conocer a Jorge Luis Ochoa, un narcotraficante colombiano y miembro destacado del cártel de Medellín, detenido en España en noviembre de 1984.

«Ochoa conoció en la cárcel a un terrorista de ETA experto en explosivos», asegura Jairo Velásquez, también conocido como «Popeye». El exjefe de los sicarios asegura en la entrevista al periodista y ex vicepresidente Francisco Santos que Ochoa es «es el padre del militarismo en Colombia y del terrorismo» por su relación con los etarras.

Jorge Luis Ochoa fue puesto extraditado a Colombia en julio de 1986, aunque también era requerido por Estados Unidos acusado de introducir cocaína en el país. Jairo Velásquez habla de una «guerra entre Colombia y Estados Unidos por las extradiciones».

Revela que el fondo de los Extraditables, una organización creada por los capos de la droga para evitar las entregas a EE.UU, habría pagado 30 millones de dólares a la Audiencia Nacional para la extradición a Colombia de Jorge Luis Ochoa y Gilberto Rodríguez Orejuela, principal cabecilla del cártel de Cali.

«Del fondo de los Extraditables se sacan 30 millones de dólares para salvar a Jorge Luis Ochoa y Gilberto Rodríguez Orejuela que se come la Audiencia Nacional de España y el Gobierno español», asegura.

John Jairo Velásquez Vásquez llegó a ser jefe de sicarios del cártel de Medellín en los ochenta, bajo el liderazgo de Pablo Escobar, y llegó a matar a 250 personas. Entre sus crímenes más destacados se encuentra el atentado contra el vuelo 203 de Avianca en pleno vuelo, con la intención de matar al entonces candidato César Gaviria, que finalmente no subió al avión. Murieron 107 personas.