Nuevas reglas en el Servicio Secreto tras el escándalo sexual de Colombia
Un empleado limpia la sede de la CIA en Langley, Virginia - EPA
ESTADOS UNIDOS

Nuevas reglas en el Servicio Secreto tras el escándalo sexual de Colombia

Los agentes no podrán llevar extranjeras a su habitación ni beber alcohol

washington Actualizado:

El Servicio Secreto de Estados Unidos ha enviado a todos sus agentes nuevas reglas de comportamiento para evitar otro escándalo como el protagonizado en Colombia, donde hasta 24 miembros del equipo de seguridad que preparaba la visita de Barack Obama a ese país tuvieron relaciones con otras tantas prostitutas. A partir de ahora, cuando se encuentren fuera de EE.UU. tendrán prohibido estar en la habitación con extranjeros, a excepción de los empleados del hotel o sus contrapartes de ese país.

Específicamente se declara prohibida la visita a «establecimientos de mala reputación» y se advierte que las leyes estadounidenses «deberán aplicarse al personal del Servicio Secreto mientras están en el exterior». Ese punto hace referencia directa al caso de Colombia, donde recibir prostitutas en la habitación de hotel es algo legal y regulado.

Seguimiento en el Congreso

Los nuevos «estándares de comportamiento» amplían a diez las horas el tiempo que los agentes deberán estar sin tomar alcohol ante de comenzar sus turnos de servicio. Hasta ahora ese margen era de cuatro horas. «Cada punta de la estrella del Servicio Secreto representa uno de los cinco valores centrales de la agencia: justicia, deber, honestidad y lealtad», añade la nueva guía interna.

El escándalo sexual de Cartagena de Indias ha recibido una gran atención del Congreso de Estados Unidos, donde se sigue estrechamente la investigación abierta. De los doce agentes del Servicio Secreto, afectados, nueve han sido despedidos, entre ellos dos supervisores, y tres han recibido castigos. Los otros doce hombres implicados eran personal de Defensa.

Las autoridades norteamericanas aseguran que el incidente no puso en peligro la seguridad del presidente Obama, ya que ocurrió dos días antes de la llegada de este a Cartagena para la Cumbre de las Américas. Aunque han descartado que haya una cultura de permisividad en el seno del Servicio Secreto, están investigando algún posible caso previo, como el rumor de que algunos agentes pagaron por favores sexuales durante un viaje de Obama a El Salvador en 2009.