El Rey Simeón, flanqueado por Ramón Pérez-Maura, Javier Solana, Eduardo Serra y Sergio Martín
El Rey Simeón, flanqueado por Ramón Pérez-Maura, Javier Solana, Eduardo Serra y Sergio Martín - Ángel de Antonio
«Simeón II de Bulgaria. Un destino singular»

«Nos sentimos honrados porque hayáis querido tanto a España»

Don Juan Carlos presidió la presentación del libro de Simeón de Bulgaria en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando

MadridActualizado:

Cuando el Rey Simeón de Bulgaria cumplió seis años, se prometió no llorar nunca más. Sin embargo, este jueves por la noche no pudo contener las lágrimas cuando, una vez terminado el acto de la presentación de su autobiografía, pidió la palabra para dirigirse a los Reyes Don Juan Carlos y Doña Sofía, que le acompañaban en un momento tan importante. «Majestad, quería darte las gracias», afirmó, y rompió a llorar. El público se puso en pie y le dirigió un sonoro y largo aplauso, mientras el Rey de los Búlgaros abandonó el estrado y se acercó al lugar que ocupaban Don Juan Carlos y Doña Sofía. Los dos Reyes, que habían compartido tantos momentos tristes y felices, durante más de cincuenta años de amistad, se fundieron en un entrañable abrazo. Don Juan Carlos también se emocionó y se frotó los ojos con una mano. El Rey Simeón quiso después agradecer en público el apoyo prestado por su esposa, la Reina Margarita, e intentó levantarle el brazo, pero ella, con una sonrisa, no se dejó.

Así terminó el acto de presentación de la autobiografía del único Rey que regresó a su país como primer ministro tras cincuenta años de exilio: «Simeón II de Bulgaria. Un destino singular», que acaba de ser editada en España por Ediciones Nobel. Al acto, que se celebró en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, también asistieron la Infanta Doña Pilar y tres de los hijos de Simeón y Margarita: Kubrat, Príncipe de Panagyuristhe; Konstantin, Príncipe de Vidin, y Kalina, Princesa de Bulgaria, así como algunos de sus nietos. Además, asistió Miriam Ungría, viuda de Kardam, el primogénito de los Reyes de Bulgaria.

En esta ocasión, Don Juan Carlos fue el primero en intervenir: «Siempre he considerado que Simeón es un hombre especial. Ha tenido una vida intensa. Ha visto y escuchado mucho. Ha experimentado sinsabores y alegrías. Ha trabajado, crecido y construido; y por encima de todo, se ha entregado a los más altos ideales de servicio a la democracia, a Bulgaria y a Europa», afirmó.

«A la altura de los retos»

«Nadie que lea tu libro dudará que está ante un hombre con un destino singular: un Rey que quiere inmensamente a su país; una persona a la altura de los retos que la vida le ha deparado... Nos sentimos honrados porque hayáis vivido en esta nación y querido tanto a España», agregó el Rey.

Ambos Reyes, Don Juan Carlos y Simeón, lucían la insignia de la Orden del Toisón de Oro, igual que el exministro Javier Solana, que dejó la mochila que llevaba al hombro cuando llegó y se puso la condecoración. El presidente de Esadegeo destacó los esfuerzos de Simeón por anclar a Bulgaria en los organismos internacionales y definió al Rey de los Búlgaros como un hombre «leal a su pueblo, enamorado de España y un gran amigo».

El exministro Eduardo Serra, presidente del Patronato de la Fundación Ortega-Marañón, afirmó que «el Rey Simeón fue el artífice del consenso y de la concordia en Bulgaria, como lo fue Don Juan Carlos en España» y destacó la «honradez personal» con la que está escrito el libro.

El periodista Ramón Pérez-Maura, adjunto al director de ABC, que coordinó la presentación, recordó la visita de Estado que realizaron los Reyes Don Juan Carlos y Doña Sofía a Bulgaria en 1993, viaje que él cubrió para este periódico. Según relató, los Reyes de España fueron recibidos entonces por el pueblo con el grito de «Queremos a nuestro Rey». También recordó el impresionante recibimiento que dispensaron los búlgaros tres años después a su Rey y cómo el propio Simeón decidió «luchar a pie, si no me dejan luchar a caballo».

Tras estas intervenciones, se celebró un diálogo entre el periodista Sergio Martín, director del Canal 24 horas de TVE, y el Rey Simeón, quien recordó «el drama» de no tener un pasaporte en vigor, como le ocurrió a él y a su familia en los primeros años del exilio. «Es tremendo el drama de los migrantes», lamentó. También aprovechó la ocasión para pedir «perdón a mis hijos por haber dado prioridad a lo búlgaro antes que a lo que manda el corazón».

A la presentación asistieron, entre otros, el ministro de Educación, Cultura y Deportes, Íñigo Méndez de Vigo; el secretario de Estado de la Unión Europea, Fernando Eguidazu; la vicepresidenta de la República de Bulgaria, Margarita Popova; el embajador de Bulgaria en España, Kostadin Kashev; el embajador de la Orden de Malta, Jean-Marie Musy; el duque de Alba, el marqués de Cubas, los condes de El Abra, el director de la Real Academia de Bellas Artes, Fernando de Terán, y el director general de Ediciones Nobel, Pelayo García.