Una semana con un plato de arroz
Miles de haitianos deambulan por la calle de la capital, sin un techo bajo el que resguarecerse ni nada que llevarse a la boca./Afp

Una semana con un plato de arroz

JAVIER OTAZU
PUERTO PRÍNCIPE Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Una semana después del terremoto que asoló Haití, cientos de miles de haitianos siguen en las calles, durmiendo y defecando en campamentos improvisados, dejados de la mano de Dios, del Gobierno y de la ONU. Muchos solo han tenido derecho a un plato de arroz en una semana.

"Somos todos cristianos, no somos animales. ¿No es inhumano que me veas así, vestido con la ropa que llevaba el día del terremoto? Un plato de arroz con un trozo de pollo es todo lo que me han dado, y hace ya dos días", se lamenta Juin Williams, de 28 años, padre de una niña de un año.

Williams es uno de los "invasores" de los jardines de la Primature, la sede del Primer Ministro que fue literalmente tomada por miles de personas que aquel día salieron de casa con lo puesto. Casi todos aquí son de clase media o acomodada, que se vieron sin nada de la noche a la mañana. No hay en Puerto Príncipe jardín, plaza o patio que no se haya convertido en refugio para los cientos de miles de personas que se quedaron sin casa, y que se calculan en un millón y medio en un país de nueve millones de habitantes.

Los primeros días, las calles de Puerto Príncipe olían a muerto; hoy huelen a basura no recogida, a gasolina mal quemada, a fogatas y a polvo suspendido en el aire de las toneladas de escombros removidas en busca de supervivientes o cadáveres. Algunos supervivientes siguen apareciendo, gracias a bolsas de aire creadas entre las ruinas, pero la mayor parte de las veces los rescatistas se encuentran con cadáveres endurecidos y hediondos, que son trasladados en humildes carretillas hasta alguna fosa común donde ya descansan 75.000 almas.

Hambre y desesperación

Muchos jóvenes observan expectantes el desescombro de bancos o supermercados para hacerse con dinero, tarjetas de teléfono o productos de consumo en cada hueco que abren las excavadoras, y a veces la Policía tiene que intervenir para proteger lo último que queda de valor entre las ruinas.

Los saqueos no han sido tan abundantes como han mostrado algunos medios: el centro de la ciudad cercano al Marché de Fer ha sido durante varias tardes una especie de parque temático donde fotógrafos de prensa retrataban a primera hora de la tarde a jóvenes descamisados disputándose con palos una camiseta o un paraguas, pero la resignación ha sido la tónica en la mayor parte de la ciudad. "No ha habido saqueos generalizados ni bandas de jóvenes atacando y controlando la ciudad, como algunos medios han difundido de forma irresponsable", se lamentaba ayer el jefe interino de la misión para la ONU en Haití, Edmond Mulet, nombrado al morir en el terremoto el titular, Hedi Annabi.

En Haití, el país más pobre de América, las desgracias suelen golpear a los más desfavorecidos, pero este terremoto fue más democrático al sepultar a pobres y ricos, diplomáticos y parados, hoteles de lujo y viviendas de barro. "La realidad del desastre es algo inimaginable, es como un bombardeo de una semana entera sobre la población civil. Hasta los perros dejaron de ladrar durante tres días", dijo el primer ministro, Jean Max Bellerive, para ilustrar la conmoción que supuso el sismo.

Siete días después, los perros han vuelto a las calles mugrientas de Puerto Príncipe. Junto a ellos, miles de personas deambulan por las aceras sin rumbo fijo, en busca de un trozo de algo que llevarse a la boca. Es tal el hambre y la desesperación que los repartos de alimentos degeneran a veces en tumultos, tanto que la ONU ha pedido a Estados Unidos y Canadá que escolten a sus convoyes para poder repartir la comida tan ansiada por los más desgraciados de América.