Seis muertos al estrellarse un avión en el aeropuerto mexicano de Monterrey
Restos de la avioneta siniestrada / REUTERS

Seis muertos al estrellarse un avión en el aeropuerto mexicano de Monterrey

Un Airbus 300 de carga se desplomó esta noche sobre una avenida tras abortar un aterrizaje en el aeropuerto de Monterrey

EFE | MÉXICO
Actualizado:

Un Airbus 300 de carga se desplomó en la noche del martes después de abortar un aterrizaje en el aeropuerto internacional de Monterrey, al norte de México, y cayó sobre una avenida, lo que se cobró la vida de cinco tripulantes y un conductor de un automóvil, informaron fuentes oficiales.

El titular de Protección Civil del estado de Nuevo León, en el norte de México, Jorge Camacho, declaró a la prensa que es posible que haya más víctimas mortales a causa del accidente que ocurrió anoche alrededor de las 23.15 hora local (4.15 GMT).

La Policía Federal informó de que las víctimas del accidente son el capitán Adolfo Muller Pazos, los copilotos José Manuel Guerra Juárez y Humberto Castillo Vera, el mecánico Érick Guzmán y otro empleado de la compañía identificado como Manfred Muller.

Además, Protección Civil confirmó que murió otra persona, que aún no ha sido identificada y que viajaba en un automóvil, el cual fue aplastado por la aeronave.

Las autoridades investigan además con el apoyo de perros especializados las versiones de un supuesto séptimo fallecido en el lugar del accidente, lo que no ha sido confirmado.

Zona hotelera

El director general de Aeronáutica Civil, Héctor González Week, señaló que el avión Airbus 300 B4F-203 matrícula XA-TUE de la empresa Aerotransporte de Carga Unión, procedente de Ciudad de México, «realizó un intento de aterrizaje en el aeropuerto de Monterrey, lo abortó y la aeronave se desplomó aproximadamente a un kilómetro y medio de la pista».

El aparato, que en su plan de vuelo tenía contemplado continuar hacia la ciudad de Los Ángeles (EE.UU.), se estrelló sobre la avenida que comunica la carretera Miguel Alemán con el aeropuerto, muy cerca de una zona hotelera en el oriente de la zona metropolitana de Monterrey, capital del estado de Nuevo León.

González Week señaló que no se había detectado «nada anormal» con la aeronave, la cual tiene capacidad para transportar 160 toneladas, y que los pilotos no informaron a la torre de control de «ninguna falla» del aparato antes de precipitarse a tierra.

«Ya se recuperaron las cajas negras tanto de voz como de datos», detalló el funcionario, quien se abstuvo de plantear hipótesis sobre las causas del siniestro hasta que se obtengan los resultados de las investigaciones.

Bomberos del estado, efectivos de la Policía Federal y del Ejército mexicano resguardaron el área del siniestro, mientras diversos cuerpos de rescate sofocaron las llamas y localizaron los cuerpos de las víctimas.

Este es el primer accidente de este tipo que ocurre en la ciudad de Monterrey, cuyo aeropuerto opera normalmente.