Según El Punt-Avui, Salam Abdeslam fue detenido en Figueres por dar positivo en un control de alcoholemia

Salam Abdeslam es ahora uno de los hombres más buscados en Europa. Podría haber cambiado su imagen por...

Actualizado:

Salam Abdeslam es ahora uno de los hombres más buscados en Europa. Podría haber cambiado su imagen por unas gafas y un peluquín y también su nombre por el de Yassine Baghli. Se trata del octavo terrorista del 13N, el que alquiló uno de los coches empleados en los atentados y que fue grabado, antes, haciendo una mueca a la cámara. Tras la matanza no se suicidó, como su hermano Ibrahim, sino que optó por una huída. Su rastro se pierde poco después de la masacre, muy cerca de la frontera con Bélgica, donde la policía francesa le dio el alto pero le dejó marchar porque todavía desconocía su relación con los atentados. Un testigo asegura haberle visto el martes en Molenbeek. Al principio, se especuló también con su  huída a España porque, según publica el diario El punt-Avui, hace unas semanas Abdeslam fue detenido en Figueres, Girona, por dar positivo en un control de alcoholemia. Pagó la multa y se marchó.... Ahora se investiga la relación del terrorista  con la  joven de 19 años detenida en la zona por captar mujeres para el ISIS. De quién tampoco se sabe nada es del encargado de los explosivos empleados en la masacre, Mohamed Khoualed. Ayer, se dijo que se había entregado a la policía francesa, información que hoy sigue sin confirmarse.