Bonnie Leung, en el centro, junto al resto de organizadores de las manifestaciones contra la ley de extradición a China
Bonnie Leung, en el centro, junto al resto de organizadores de las manifestaciones contra la ley de extradición a China - Pablo M. Díez

«Seguiremos protestando hasta la retirada total de la ley»

Entrevista a Bonnie Leung, vicecoordinadora del Frente Civil por los Derechos Humanos, que ha convocado otra manifestación para hoy tras reunir el domingo pasado a un millón de personas

Enviado Especial a Hong KongActualizado:

La suspensión sin fecha de la polémica ley de extradición a China no ha acabado con la agitación social en Hong Kong. Hoy vuelve a tomar las calles otra manifestación, denominada «Marcha Negra», convocada por el Frente Civil por los Derechos Humanos, cuya coordinadora habla para ABC.

¿Por qué otra protesta si el proyecto de ley ha sido aplazado?

Es una táctica de la jefa ejecutiva, Carrie Lam, que ha recibido presiones de los grupos empresariales y tiene que hacer algo. Pero debemos hacer un llamamiento a la gente de Hong Kong para que tenga cuidado, porque el Gobierno puede volver a poner esta ley en la agenda.

¿A qué se debe el miedo que ha causado este proyecto de ley en Hong Kong?

Si la extradición para juzgar un crimen la pidiera un país donde rigiera el imperio de la ley, entonces la gente no estaría preocupada. Pero estamos hablando de China. Es muy razonable que surjan dudas porque vemos que los disidentes y quienes luchan por sus derechos pueden ser fácilmente condenados a siete años de cárcel. Ese es el límite mínimo que establecía esta ley, pero no significa nada porque puede afectar a cualquiera. Por eso la gente se preocupa tanto, ya que no podemos confiar ni en el Gobierno chino ni en el de Hong Kong.

En la manifestación del domingo pasado contabilizaron más de un millón de personas. ¿Cuántas esperan este?

No quiero hacer un cálculo porque el número no es lo importante. La marcha es para demostrar que seguiremos protestando hasta la retirada total de la ley.

¿Está Hong Kong perdiendo las libertades que le otorga el principio de «un país, dos sistemas»?

En los dos últimos años, Pekín está más impaciente e interfiere cada vez más. El principio de «un país, dos sistemas» está muriendo, o ha muerto ya, a menos que la gente salga a la calle, como han hecho los jóvenes. De lo contrario, Hong Kong será una ciudad china más.