Los seguidores de Bolsonaro acosan a una periodista por denunciar corrupción en su campaña

La reportera brasileña Patrícia Campos ha ganado el Premio Rey de España 2018

Corresponsal en Sao PauloActualizado:

La periodista brasileña Patrícia Campos Mello, ganadora del Premio Rey de España, está siendo víctima de una persecución digital de militantes del candidato ultraderechista, Jair Bolsonaro, tras desvelar una trama de malversación de fondos de campaña para propagar noticias falsas contra el opositor Partido de los Trabajadores (PT) a través de la red WhatsApp.

Según el reportaje, publicado en el diario «Folha de São Paulo», empresarios vinculados a Bolsonaro, favorito en las encuestas, pagaban unos 3 millones de euros, por empresa, para lanzar mensajes en masa contra el PT y su candidato, Fernando Haddad, que no despega en las encuestas. El artículo, que ha tenido fuerte repercusión en la recta final de la elección, los pagos serían reforzados la próxima semana, cuando debe terminar la campaña.

«Cientos de usuarios hacen comentarios despectivos y ofensivos, además de amenazas en las redes de la periodista», denunció la Asociación Brasileña de Periodistas Investigativos (Abraji), que condenó la persecución a Campos Mello como un daño a la sociedad, con el hashtag #marqueteirosdebolsonaro (publicistas de Bolsonaro).

En febrero, Campos Mello ganó por unanimidad el Premio de Periodismo Digital Rey de España por el reportaje «Un mundo sin muros», en el que denuncia el aumento de las barreras físicas que separan sociedades en diferentes lugares del mundo y sus consecuencias, especialmente entre pobres, emigrantes y refugiados. Es una de las periodistas brasileñas más importantes de su generación, con reportajes en zonas de conflicto tanto en Oriente Medio como en Sierra Leona, donde cubrió la epidemia de ébola.

Los desvíos de campaña

El candidato del PT, Fernando Haddad acusó a Bolsonaro de «crear una organización criminal» para mentiras contra él en Whatsapp y llevó una denuncia ante el Tribunal Superior Electoral (TSE), para pedir la impugnación de su contrincante a diez días del pleito. Según la última encuesta, Bolsonaro y Haddad llegarán a las urnas el 28 de octubre, con un 59% y 41% de los votos, respectivamente.

Haddad y su partido se aferran a esta noticia como una de las últimas posibilidades para remontar, pues la práctica denunciada, de donaciones no declaradas, es considerada ilegal. «El periódico comprueba que mi adversario creó una organización criminal de empresarios, que, mediante fondos en negro, están patrocinando mensajes por Whatsapp mentirosos», aseguró el exalcalde de São Paulo.

El reportaje menciona la participación de varias empresas, entre ellas, la cadena de magazines Havan, cuyo dueño, Luciano Hang, apoya abiertamente a Bolsonaro. El empresario fue amonestado recientemente por el tribunal electoral, por obligar a sus empleados a votar en su candidato, bajo la amenaza de despedirlos.

En un vídeo contra «Folha de São Paulo», el empresario usó las páginas del diario, uno de los más respetados de Brasil, para envolver pescado y dijo que servía también para limpiar excrementos de perro.

Ataques a la prensa

La prensa ha sido, en general, uno de los principales blancos de Bolsonaro y sus militantes, que han desatado una campaña incontrolable en redes sociales, como Twitter, facebook y especialmente WhatsApp, donde se propalan con más fuerza las Fake News.

La Abraji ha denunciado un aumento de los números de acoso y agresiones contra periodistas, como fruto de las elecciones más tensas y polarizadas que vive Brasil. Por lo menos 140 periodistas han sido atacados en lo que va del año, inclusive por figuras públicas vinculadas a Bolsonaro, como su hijo Eduardo, que acaba de elegirse al Congreso. La periodista Joice Hasselman, también cercana a Bolsonaro y también electa al parlamento, es otra de las citadas por Abraji, por perseguir y censurar colegas.

El Movimiento Brasil Libre (MBL), grupo conservador nacido en las protestas de 2014 contra el PT, emitió un expediente con una lista de periodistas que considera de «izquierda» o de «extrema izquierda», informa la dirección de Abraji en un documento. «El caso más reciente es el de una periodista pernambucana, agredida y amenazada de violación por parte de partidarios del candidato a la presidencia Jair Bolsonaro», dice la nota sobre uno de los ataques físicos a periodistas el mismo día de la elección.

Sobre los casos de violencia y la compra de mensajes en WhatsApp, el candidato Bolsonaro se ha limitado a comentar que no tiene cómo controlar a su militancia.