Horst Seehofer, este lunes en una rueda de prensa en Bautzen
Horst Seehofer, este lunes en una rueda de prensa en Bautzen - Reuters
Alemania

Seehofer dejará la dirección de la CSU, pero seguirá como ministro de Interior

Abandonará el liderazgo del partido en 2019, pero se aferra a su cargo en el Gobierno alemán

Corresponsal en BerlínActualizado:

El ministro de Interior alemán, Horst Seehofer, confirmó este lunes que no tiene intención alguna de dimitir de su cargo, a pesar de su decisión de dejar en 2019 la dirección de su partido, la CSU, rama bávara de los conservadores alemanes. «Está decidido -dijo- la fecha se anunciará esta semana, pero no tendrá influencia en mi función como responsable de la cartera de Interior».

Seehofer logra así retrasar de nuevo su salida del Gobierno, pactada entre los partidos de la Gran Coalición, pero que él quiere a toda costa aplazar lo máximo posible. «Es una cuestión personal, su enfrentamiento con la canciller», explicaban anoche fuentes de su propio partido, «está empeñado en sobrevivir a Merkel cueste lo que cueste, aunque sea solo por unos días».

Presiones para que renuncie

A sus 69 años, las presiones de la CSU sobre Seehofer para que presente su dimisión se han ido intensificando durante los últimos meses. El actual presidente de Baviera, Markus Söder, considera al ministro culpable de los pésimos resultados electorales regionales, por los pulsos que ha mantenido dentro de gobierno con Merkel y que han decepcionado a muchos votantes conservadores. Su férrea oposición a la política migratoria de Merkel estuvo a punto, incluso, de acabar con el Ejecutivo y forzar la convocatoria de elecciones generales de nuevo, ha restado credibilidad a la Gran Coalición y no ha servido de gran ayuda para frenar al parido antieuropeo y antiextranjeros Alternativa para Alemania (AfD).

Ahora, mientras su nombre se suma a la lista de muertos políticos vivientes en el gobierno de Berlín, la CSU se apresta a convocar a principios de año un congreso al que llegará como favorito Markus Söder, de 51 años y acérrimo enemigo de Seehofer.