La imagen de Satán 2
La imagen de Satán 2 - Makeyev Rocket Design Bureau

Satán 2, el nuevo misil nuclear ruso con capacidad para destruir Francia

La nueva arma, que entrará en servicio en 2018, tendrá un alcance superior a 11.000 kilómetros

Actualizado:

Rusia acaba de presentar la imagen de una nueva arma de destrucción mavisa: el misil balístico intercontinental Sarmat, bautizado con el sobrenombre de «Satán 2».

El cohete RS-28 Sarmat es, según publicó ya el pasado mes de mayo el medio ruso Sputnik, «capaz de hacer volar regiones como Texas o Francia», informa la CNN.

Según declaraciones del viceministro de Defensa ruso, Yuri Borsiov, la ojiva del Sarmat es capaz de destruir objetivos que vuelan a través de ambos polos, norte y sur.

El misil tendrá un alcance superior a 11.000 kilómetros, y viajará a siete kilómetros por segundo. La ojiva tendrá un peso de 100 toneladas. Satán 2 está diseñado como un sucesor del R-36M, conocido como «Voyevoda».

La página web de la oficina de diseño Makeyev Rocket, «uno de los mayores centros de investigación y diseño en Rusia para el desarrollo de cohetes y tecnología espacial», informa que el sistema de misiles en cuestión «está siendo desarrollado con el fin de ejercer como una eficaz y segura fuerza disuasoria para las Fuerzas Estratégicas de Rusia».

Imagen el nuevo misil que entrará en servicio en 2018
Imagen el nuevo misil que entrará en servicio en 2018

Expertos en armas nucleares aseguraron a medios británicos que muy probablemente este nuevo misil cuente con la capacidad para evadir sistemas de defensas antimisiles y de alcanzar cualquier objetivo. Este nuevo misil se cree que entrará en servicio en 2018.

La presentación de esta nueva arma coincide con un incremento de las tensiones entre EE.UU. y Rusia. En los últimos meses, la OTAN ha ido reforzando sus defensas en los países a lo largo de la frontera rusa en medio de una creciente preocupación sobre la dirección militar que está tomando Moscú.

A principios de este mes, Moscú anunció que se suspendía un acuerdo de reducción de armas con los EE.UU. en el que ambos países acordaron eliminar 34 toneladas de plutonio, suficiente para miles de bombas nucleares, debido a las «acciones hostiles» de Washington hacia Rusia.