Sarkozy intenta romper con el boato

Nicolas Sarkozy descansaba ayer de la campaña electoral en un yate en aguas de la isla de Malta y se dirigía a Sicilia. Se esperaba su regreso a París ya mañana. Pero Sarkozy aprovechaba esas horas

JUAN PEDRO QUIÑONERO. CORRESPONSAL PARÍS.
Actualizado:

Nicolas Sarkozy descansaba ayer de la campaña electoral en un yate en aguas de la isla de Malta y se dirigía a Sicilia. Se esperaba su regreso a París ya mañana. Pero Sarkozyaprovechaba esas horas también para pensar sobre su próximo Gobierno.

La ruptura de la presidencia de Nicolas Sarkozy con la presidencia de Jacques Chirac comienza a paso de carga, en la forma, el fondo, los contenidos y prioridades.

Son rarísimas las fotos de Chirac sin corbata ni traje oscuro. En la primera foto el lunes de Sarkozy, tras su elección, el nuevo presidente no llevaba corbata y vestía pantalones vaqueros. Horas antes, había estado bailando y haciendo imitaciones de Johny Hallyday, el cantante emigrado a Suiza por razones fiscales, que debiera volver a su patria, tras la reforma fiscal anunciada.

Reducir la burocracia

Para gobernar, Chirac gustaba rodearse de una espectacular burocracia ministerial de treinta ministerios y otras tantas secretarias de Estado, acompañadas de motoristas, coches oficiales, etcétera. Sarkozy comienza por anunciar un gobierno reducido a más de la mitad: sólo quince ministerios, y ninguna secretaría de Estado. Con otra novedad simbólica: siete u ocho mujeres formarán parte del nuevo gobierno. Alguna de ellas pudiera ser una brillante revelación política, nacida en una modesta familia norteafricana, con muchos hermanos.

Tras tal ruptura en la gestión de los negocios gubernamentales, Sarkozy avanza iniciativas destinadas a romper, igualmente, con los numerosos estancamientos de la doble presidencia de Chirac.

Chirac bloqueó indirectamente la UE, convocando un referéndum que se sabía peligroso y se confirmó desastroso. Sarkozy hará aprobar un minitratado constitucional europeo a través de la ratificación parlamentaria. Chirac bloqueó las relaciones trasatlánticas con su alejamiento personal de Washington. Una prioridad estratégica de Sarkozy es restaurar la confianza con los EE.UU..

Francia lleva muchos años sufriendo el estancamiento del poder adquisitivo, el estancamiento del paro, la proliferación de guetos étnicos suburbanos, el incremento de la pobreza y el estancamiento social. El equipo de Sarkozy tiene en cartera una larga batería de iniciativas destinadas a hacer cosas muy distintas a las realizadas desde hace varias décadas: liberar el mercado del trabajo, facilitar el trabajo de horas extraordinarias (sin tocar a las muy oficiales 35 horas semanales), revisión de los estatutos de los servicios públicos, reforma de fondo de los sistemas de seguridad social y jubilaciones, facilitando el trabajo hasta la edad que trabajadores y empresarios lo consideren oportuno.

Con los 365 coches quemados anteanoche, eran ya más de mil los vehículos incendiados desde la victoria de Sarkozy. En la noche del domingo al lunes se detuvieron a cerca de 600 personas y, anteanoche, a otras 160.

Tres jóvenes han sido condenados ya en firme, a seis, tres y dos meses de prisión, respectivamente, por los actos vandálicos cometidos la noche del domingo al lunes en las calles de Lyon y de Rennes. En estas ciudades hubo comparecencia, juicio y sentencias inmediatas.

REUTERS

Jacques Chirac, ayer, en una ceremonia oficial en París