Rodrigo Rato repasa sus notas antes de intervenir en el Foro de Nueva York. Efe

El FMI sale en defensa de Duhalde y pide no levantar totalmente el «corralito»

La crisis argentina entró de golpe en el Foro Económico. El presidente del Fondo Monetario Internacional, Hörst Köhler, respaldó el plan inicial de Duhalde de no levantar totalmente el «corralito»: «Pienso que está en lo correcto». Por su parte, el vicepresidente segundo del Gobierno español, Rodrigo Rato, no quiso comentar el fallo de la Corte Suprema argentina.

NUEVA YORK. Alfonso Armada, corresponsal
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

«La decisión de la Corte Suprema complica todo de forma tremenda, pero aún sigo pensando que lo correcto es levantar gradualmente las limitaciones a los depósitos». El máximo representante del FMI dejaba clara la posición del organismo respecto al penúltimo episodio de la crisis argentina,

RATO NO COMENTÓ EL FALLO

El vicepresidente segundo del Gobierno español y ministro de Economia, Rodrigo Rato, un asiduo de las sesiones del Foro que hasta ahora nunca habian abandonado el enclave alpino de Davos, en la neutral Suiza, aseguró ayer durante su intervención que aunque el terrorismo se aproveche de la miseria y el resentimiento «no sirve para reducir las desigualdades entre los paises» y abogó como un evangelista crítico a favor del comercio como «la mejor garantía para que los pobres salgan de la miseria», sin olvidar invocar ayudas generosas y cancelación de la deuda.

En los elegantes corrillos del Waldorf Astoria, donde paredes y alfombras amortiguaban hasta hacer inaudibles los gritos de la calle, seguían debatiéndose ayer las tesis del secretario de Estado norteamericano, Colin Powell, de compaginar la mano dura contra los países que apoyan o patrocinan el terror con la necesidad de atajar la pobreza que siembra tantos resentimientos y de la que a menudo brotan terroristas, junto a las advertencias del secretario general de la OTAN, el británico George Robertson, a Washington, sobre los excesos retóricos de la hiperpotencia.

Al igual que antes de desencadenar la guerra contra Afganistán se exigieron pruebas de la culpabilidad de Bin Laden y Al Qaida en los atentados, Robertson recordó a Estados Unidos que tendrá que aportar pruebas antes de que la Alianza respalde cualquier acción contra Irán, Irak y Corea del Norte, los tres países que conforman, según el presidente George W. Bush, el llamado «eje del mal».

«Creo que si los estadounidenses pueden mostrar pruebas convincentes de que hay un vínculo entre otros países y los ataques que tuvieron lugar , los aliados estarían muy interesados en esa información», aseguró Robertson.

LOS RETOS DEL EURO

Además del presidente de la Generalitat catalana, Jordi Pujol, uno de los políticos españoles que con más frecuencia peregrina cada año al faro liberal de Davos, Rodrigo Rato se ha ido convirtiendo en un asiduo. Si el viernes intervino en nombre de la Unión Europea «para explicar la política económica europea, y especialmente los desafíos que suponen las reformas estructurales y la necesidad de aumentar la capacidad de crecimiento de Europa», ayer lo hizo para hablar de «Los retos de la economía en la zona euro».

En completa sintonía con el mantra del comercio como puente para ligar el progreso y la justicia, el ministro de Economia español hizo hincapié en la necesidad de que los países desarrollados abran sus fronteras a los productos de los países en desarrollo, y defendió sobre todo la utilidad de los tratados de libre comercio, como el existente entre Canadá, Estados Unidos y México, como «una enorme garantía de desarrollo», con especial referencia al crecimiento experimentado por México. Al tiempo, y en contraste con las reticencias del país anfitrión, Rato manifestó que las diferencias de renta entre países tienen que ser solucionadas por «políticas de ayuda directa generosas», que a su vez tienen que estar encaminadas a «proyectos concretos, como el agua potable, la educación, o el SIDA, y mediante instrumentos ágiles y efectivos en la lucha contra la pobreza».