Riad restablece relaciones con Bagdad, rotas desde 1990
Suníes saudíes rezan en Riad pidiendo lluvia - reuters

Riad restablece relaciones con Bagdad, rotas desde 1990

Arabia Saudí recurre a la diplomacia para evitar que Irak caiga en la órbita de Irán

francisco de andrés
Actualizado:

Arabia Saudí ha nombrado embajador en Bagdad para restablecer las relaciones diplomáticas rotas en 1990, con motivo de la invasión de Kuwait por parte del régimen de Sadam Husein. El representante saudí en Bagdad será, por ahora, itinerante, a la espera de establecer una legación permanente en la capital iraquí. El anuncio saudí contó enseguida con el “placet” de Irak.

A corto plazo, la medida debe asegurar el éxito de la próxima cumbre de la Liga Árabe, prevista en Bagdad a finales de marzo, que ha sido pospuesta varias veces por desavenencias internas a raíz de la represión de chiíes en Bahréin y por el conflicto de Siria.

La reanudación de las relaciones entre Riad y Bagdad pretende poner fin a 22 años de temores y agravios mutuos, generados en 1990 por los planes presuntos de Bagdad de atacar Arabia Saudí una vez ocupada Kuwait.

La reapertura de lazos quiere asimismo disipar temores más recientes. Arabia Saudí -superpotencia petrolera y política en el mundo árabe- desconfía del gobierno de Al Maliki, controlado por la mayoría musulmana chií de Irak. Riad quiere convertirse en protector de la minoría suní iraquí para evitar que el nuevo régimen de Bagdad caiga en brazos de Irán, regido por el fundamentalismo chií.

Riad busca además aislar a los rebeldes de la minoría chií de su propio territorio, asegurándose de que no obtengan ningún apoyo político o logístico de sus “hermanos en la fe” iraquíes.