Miembros de los servicios de rescate, en la búsqueda de supervivientes entre los escombros en Pescara del Tronto
Miembros de los servicios de rescate, en la búsqueda de supervivientes entre los escombros en Pescara del Tronto - EFE/Gian Matteo Crocchioni

Renzi se entrevista con el arquitecto Renzo Piano para diseñar el plan de reconstrucción tras el terremoto

«El alma de los lugares no se cancela. Los evacuados deben volver a sus casas del pueblo reconstruidas», ha asegurado EL primer ministro de Italia

CORRESPONSAL EN ITALIAActualizado:

Cerrados los féretros y enterrados los muertos del terremoto - 290 víctimas, y se busca aún a 10 desaparecidos-, Italia abre la investigación para buscar responsabilidades ante el desastre, se pone en marcha la reconstrucción y se ayuda a los evacuados, hoy en tiendas de campaña, a los que se promete que tendrán en un par de meses una casa de madera para que puedan abandonar las tiendas de campaña donde han sido alojados.

En Italia, después de cada terremoto sucedía siempre lo peor en términos de corrupción. Aún se recuerda cómo en la noche del terremoto de L’Aquila, que ocasionó 309 muertos en el 2009, unos constructores se llamaron por teléfono y brindaron pensando en los grandes negocios que podían hacer relacionados con la construcción. Ahora, todo parece indicar, que Italia quiere pasar página con el pasado. El fiscal nacional antimafia, Franco Roberti, asegura: «Hay riesgos, porque la reconstrucción históricamente ha sido un bocado muy apetitoso para las mafias. Pero no se repetirán los escándalos del pasado».

Plan de reconstrución

El primer ministro, Matteo Renzi, nombrará a un comisario especial para la reconstrucción. Renzi, que ha evitado la exhibición en los lugares del desastre, como en su día hizo Silvio Berlusconi, en L’ Aquila, se presentó este domingo en Génova, con su mujer Agnese, para entrevistarse con el más celebre italiano en el mundo: Renzo Piano, que es también senador vitalicio, por elección del presidente de la República.

Durante cuatro horas de coloquio se ha estudiado un plan de reconstrucción: «Delante a la dignidad y al coraje de estos pueblos que han sufrido el terremoto, debemos adoptar un compromiso para el futuro: Hacer que el territorio italiano sea un lugar seguro. Es un deber cívico, político y moral», explica Renzo Piano, quien hace una reflexión que es una denuncia para todo el país: «Somos herederos, indignos, de un gran patrimonio que se nos ha dejado. Indignos porque no lo protegemos. Delante de catástrofes de estas características no se puede hablar de fatalidad».

El célebre arquitecto considera imprescindible poner en práctica un plan a largo plazo para dar seguridad al territorio nacional, que en gran parte corre el riesgo de terremotos. «Por el fuerte significado práctico y simbólico, se debe partir de las estructuras públicas, los hospitales en primer lugar, las escuelas, para hacer sentir al país el fuerte valor de la comunidad», ha señalado Renzo Piano.

«El alma de los lugares no se cancela»

Para las 2.500 personas que se han quedado sin casas, su idea es que quien ha sufrido un trauma terrible como un terremoto debe poder volver a su casa, a su pueblo, porque el alma de los lugares no se puede cancelar: «No se debe alejar a la gente de sus lugares; hay que reconstruir las casas donde vivían. Sacar a las gentes a las gentes de sus lugares es un acto cruel, es añadir sufrimiento al sufrimiento». Además, para los privados, Renzo Piano propone una fórmula con un sistema de inversiones e incentivos. Obviamente, para este ambicioso plan hace falta mucho dinero, que Italia no tiene. El gobierno piensa ya pedir a la Unión Europea que el coste de estas inversiones quede al margen de las cuentas del déficit.

El milagro de tres pequeños pueblos

Italia por unos días olvidó la cotidiana batalla política, se unió y ha mostrado su mejor imagen ante una emergencia grave. Tres pequeños pueblos han hecho el milagro: Amatrice (230 víctimas), Arquata del Tronto (49) y Accumoli (11 víctimas) han puesto al país frente a un espejo, ante una realidad que toca a todos los italianos y que mañana podría ocurrir en cualquier otra parte.

En Italia los geólogos esperan terremotos con energía mucho más fuerte que el de la semana pasada. No se puede saber cuándo ni con precisión, pero con seguridad se producirán. Lo asegura el Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología por boca de su sismólogo Antonio Piersanti: «Los terremotos de los últimos años han traído consigo grandes tragedias, con un elevado número de víctimas, pero desgraciadamente la Tierra nos está dando advertencias de que en Italia sucederán terremotos más fuertes que el actual. Tenemos la seguridad de que serán de magnitud 7 (el reciente ha sido de 6), lo que equivale a un factor + 30 de energía liberada con respecto a una magnitud 6.0 como el de Amatrice», manifiesta el sismólogo Piersanti.

Los terremotos que se esperan «serán, por intensidad, similares al de Messina (80.000 víctimas) y Reggio Calabria (15.000 víctimas) en el 1908», explica Piersanti, quien advierte sobre la «necesidad de estar preparados adecuadamente en términos de calidad de las edificaciones».