Arron Banks, en una imagen del pasado mes de junio
Arron Banks, en una imagen del pasado mes de junio - Reuters

Reino Unido abre una investigación criminal contra el mayor donante de la campaña del Brexit

El millonario Arron Banks aportó grandes cantidades a apoyar Leave.EU, la plataforma liderada por Nigel Farage

Corresponsal en LondresActualizado:

La Agencia Nacional contra el Crimen británica (NCA, por sus siglas en inglés) ha abierto una investigación sobre el multimillonario Arron Banks, el mayor donante de la campaña por el Brexit durante los meses previos al referéndum celebrado en junio de 2016.

Este anuncio, realizado ayer por la agencia en un comunicado, llega después de que la Comisión Electoral ya hubiese iniciado su propia investigación contra el magnate británico. Esta entidad ha remitido el caso a la NCA tras sospechar que se habían cometido «varios delitos» y que había motivos razonables para asegurar que Banks no era la «verdadera fuente de financiación» de aproximadamente ocho millones de libras (unos nueve millones de euros) que llegaron a las arcas de la campaña Leave.EU.

La Comisión Electoral cree que, de esa cantidad, al menos 2,9 millones de libras (casi 3,5 millones de euros) se usaron para financiar la campaña del referéndum, que debía ajustarse a la normativa electoral y que no lo hizo. Además, las transacciones financieras se habrían realizado a través de empresas, una de ellas Rock Holdings Limited, ubicadas en el paraíso fiscal de la Isla de Man o en Gibraltar, algo que la ley electoral británica prohíbe, ya que no se pueden financiar campañas políticas con dinero proveniente de fuera de las fronteras de Reino Unido. Cuando se le preguntó sobre esta circunstancia, Banks negó la mayor y, según la Comisión Electoral «dio explicaciones insatisfactorias sobre estas transacciones». Por eso «tenemos motivos razonables para sospechar que ocultaron las verdaderas circunstancias de la procedencia del dinero», dice el informe publicado hace unos meses.

Campañas bajo la lupa

La investigación abierta afecta, además de a Banks, a varias personas relacionadas con él, como su socia y presidenta de la campaña Leave.EU, Elizabeth Bilney. Esta entidad también será investigada por la agencia, así como Better for the Country (BFTC). Ambas prestaron soporte financiero al entonces líder euroescéptico del partido UKIP, Nigel Farage.

El magnate ya ha asegurado que está «satisfecho» con esta investigación, porque, en su opinión, así «se pondrá fin a las absurdas acusaciones que se han proferido en mi contra y en la de mis socios».

Banks, que lleva envuelto en la polémica desde el referéndum, ya compareció el pasado junio en el Parlamento británico ante la comisión que investiga las «fakes news», noticias falsas, durante la campaña del Brexit.

Todo después de filtrarse, a través de varios diarios ingleses, que el millonario inglés habría reconocido haberse visto hasta en tres ocasiones con el embajador ruso en Londres, Alexander Yakovenko, entre 2015 y 2016, en encuentros auspiciado por espías rusos. A pesar de ello, Banks negó que el Kremlin estuviera detrás del dinero que utilizó para financiar la campaña de salida de Reino Unido de la UE.