La Reina Madre de Inglaterra

La Reina Madre de Inglaterra será enterrada el 9 de abril junto a su marido el Rey Jorge VI

Todas las emisoras de radio y televisión interrumpieron sus emisiones para informar sobre la luctuosa noticia. Según el breve comunicado de Buckingham, «la Reina Isabel murió pacíficamente mientras dormía a las 3,15 de la tarde en el Royal Lodge de Windsor. La Reina se encontraba junto a la cama de su madre». El primer ministro, Tony Blair, dijo que era un símbolo de la «decencia y el valor británicos».

LONDRES. JOSÉ MANUEL COSTA. Corresponsal
Actualizado:

La noticia no ha sorprendido demasiado. Aunque en los últimos meses su estado de salud parecía ser cada vez más frágil, su misma edad permitía prever este desenlace en un plazo más o menos breve. Aparentemente, el estado de salud de la Reina Madre, ya muy crítico desde la infección respiratoria que comenzó a padecer las pasadas Navidades, empeoró ayer por la mañana y sus médicos le practicaron un reconocimiento que no debió de ser nada optimista desde el momento en que la Reina decidió acompañar el sueño de su madre, sin duda temiendo ya el fatal desenlace.

Se espera que el féretro real sea trasladado hoy por la mañana a la capilla de Todos los Santos en el Gran Parque de Windsor. Tras haber cumplido en un forma envidiable un siglo de vida, la salud de la Reina Madre había ido claramente en picado. La infección respiratoria de las Navidades, que ya tuvo en vilo a la familia real y a la opinión pública en general, ha sido definitiva y aunque hiciera un último esfuerzo, trasladándose en helicóptero al funeral de su hija Margarita, fallecida hace sos dos meses, es evidente que su cuerpo ya no daba más de sí y no era capaz de ofrecer resistencia.

El Príncipe de Gales, desolado

A excepción de la Reina Isabel, el resto de los miembros de la familia no se encontraba cerca de la moribunda. El príncipe de Gales, nieto favorito de la Reina Madre, se encontraba de vaciones con sus dos hijos en Klosters, una localidad suiza. Un portavoz dijo que Carlos «está completamente desolado por la noticia. El plan es que abandonará Suiza junto a los Príncipes Guillermo y Enrique. Desea trasladarse directamente a Windsor».

Su hermano, el Duque de York, que se encontraba en las islas Barbados, junto a su ex esposa Sarah Ferguson y sus hijas Beatriz y Eugenia, también regresará de inmediato a Inglaterra. Otros miembros de la familia habían llegado ya a Windsor para el tradicional encuentro de Semana Santa en esa residencia real.

La Reina Madre nació Elizabeth Angela Marguerite Bowes-Lyons, el noveno hijo de los diez que tuvieron Claude Bowes-Lyons y Cecilia Cavendish-Bentinck, hija de un vicario y descendiente lejana de los Duques de Portland. A los cuatro años de su nacimiento, sus padres se convirtieron en Lord y Lady Strathmore, pero aunque heredaron el legendario castillo de Glamis (escenario de Macbeth) permanecieron en una relativa modestia toda su vida. Tras la primera guerra mundial, fue introducida en círculos reales y al poco tiempo se estableció una relación con el Duque de York, segundo hijo de los Reyes una relación que acabó consumándose en matrimonio en 1923 en la Abadía de Westminster. Si todo hubiera quedado en eso, la vida de Isabel no hubiera pasado a la gran historia del siglo. Y nada hacía prever que fuera a ser de otra forma. Durante quince años el matrimonio vivió dentro de una relativa modestia, llegaron dos hijas, tardes compartiendo una copa con amigos, la vida plácida de la Princesa que quería llegar a ser.

Heroína popular

Tras la abdicación forzosa de Eduardo VIII, Albert fue coronado como Jorge VI e Isabel se convirtió en Reina, según las crónicas sin demasiado entusiasmo. No obstante, el sentido del deber, una de las características más acusadas en las Reinas inglesas, le permitió apoyar a su esposo y también a su país durante los años de la Segunda guerra mundial, cuando sus visitas al East End londinense la convirtieron casi en una heroína popular.

Los funerales de la Reina Madre, tendrán lugar el  martes 9 de abril en la abadía de Westminster. El ataúd de la Reina Madre permanecerá en la capilla real de Todos los Santos, en el gran parque de Windsor hasta el martes 2 de abril.  Luego será transferido a la capilla de la reina en el palacio de San Jaime, en Londres. El viernes, el sarcófago será conducido en procesión hacia Westminster.