Récord de aprobación para Obama en sus primeros 100 días

DPA | WASHINGTON
Actualizado:

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, cuenta con un 68 por ciento de aprobación a su gestión cuando cumple 100 días al frente de la Casa Blanca, un récord no batido desde los tiempos de John F. Kennedy, según una encuesta publicada hoy por "The New York Times" y la cadena CBS.

Aunque resulta normal que los gobernantes estadounidenses reciban buena puntuación al comienzo de su mandato, la encuesta revela una tasa de aprobación para Obama "más alta que la de otros recientes presidentes a los cien días de llegar a la Casa Blanca".

De hecho, recuerda el rotativo, su predecesor, George W. Bush, sólo llegó al 56 por ciento de aprobación, y el demócrata Bill Clinton (1992-2000) apenas alcanzó el 49 por ciento. Desde mediados de los años 50, sólo John F. Kennedy, con 83 por ciento, y Dwight D. Eisenhower (72 por ciento) habían logrado cifras de popularidad más altas.

Los datos son coincidentes con otro sondeo realizado pocos días atrás por el diario "The Washington Post" y la cadena ABC. Según la encuesta de hoy, a Obama sólo lo bate en popularidad su propia esposa, Michelle, quien obtuvo un arrollador 84 por ciento de votos favorales.

El apoyo a Barack Obama viene mayoritariamente de la población afroamericana, que le da su aprobación en un 96 por ciento, si bien entre los blancos encuestados el primer mandatario negro de Estados Unidos logró un alto índice de respaldo (62 por ciento).

En este sentido, "The New York Times" destaca que la presidencia de Obama "parece estar alterando la percepción pública de las relaciones raciales" en el país, con dos tercios de los norteamericanos que creen que ahora Ùstas son "buenas en general". El porcentaje de negros que opinaron de este modo se dobló desde julio del año pasado, agrega el rotativo.

Retirata de tropas

En cuanto a su gestión y el modo en que ha afrontado los principales temas nacionales e internacionales, también destaca un respaldo mayoritario a sus enfoques, con un 63 por ciento que dijeron estar de acuerdo con la retirada de tropas de Irak, un 61 por ciento que respalda su manera de encarar la política económica en tiempos de crisis o su lucha contra el terrorismo (55 por ciento).

Cuando este miércoles se cumplan cien días de Obama en la Casa Blanca, el 57 por ciento considera que ha logrado "lo que se esperaba" de él en este tiempo. En general, los estadounidenses tienen "altas esperanzas" depositadas en su nuevo mandatario y el 72 por ciento se mostró "optimista" frente a su gestión durante los próximos cuatro años, sobre todo en materia de salud pública, energía e inmigración.

Crisis económica

Sin embargo, los ánimos bajan en cuanto a su percepción sobre los principales problemas que afronta Estados Unidos: el combate a la crisis económica, con sólo un 37 por ciento de los encuestados convencidos de que Obama podrá detener la recesión, y la presencia militar en Irak, donde apenas el 44 por ciento cree que terminará antes de las próximas elecciones en 2012.

El balance crítico correspondió entretanto a Amnistía Internacional (AI). Según la organización de derechos humanos, Obama cumplió en sus primeros cien días de gobierno muy pocas de sus promesas.

AI recuerda que desde que Obama anunciara el cierre de Guantánamo, sólo ha sido puesto en libertad un preso, si bien la organización destaca que también Europa se está haciendo de rogar con la acogida de prisioneros de la base en territorio cubano. Además, AI exigió al nuevo mandatario estadounidense la creación de una comisión investigadora independiente para que se juzgue a los responsables de casos de tortura.

Un político diferente

Por otro lado, también han preguntado a los encuestados si Obama ha cumplido su promesa de implantar un nuevo liderazgo en Washington, y tras observarlo durante 100 días la mayoría de los americanos han concluido que sí, según la última encuesta del New York Times/CBS News.

Más de dos tercios de los encuestados cree que Obama es un político distinto, mientras que sólo uno de cada cuatro cree que es más de lo mismo. No obstante, su estilo de gobernar y sus cualidades personales pesan más en la respuesta de la mayoría que sus políticas.