Un grupo de bomberos trabaja en la fachada de la catedral de Notre Dame tras el incendio - Reuters | Vídeo: ATLAS
Lo último sobre el incendio en París

La reconstrucción de Notre Dame se convierte en la gran causa nacional de Francia

Grandes fortunas y compañías francesas donan cientos de millones de euros. Los tesoros de la catedral que se han salvado del fuego se restaurarán en el Louvre

Corresponsal en ParísActualizado:

La reconstrucción de la catedral de Notre Dame tras el pavoroso incendio sufrido este lunes se ha convertido para Francia en una gran causa nacional, más allá de todas las diferencias sociales, religiosas, culturales políticas.

Causa nacional, francesa, de alcance mundial. Emmanuel Macron sostendrá la tarde de este martes una conversación personal con Su Santidad, el papa Francisco. Más allá del intercambio de informaciones, se trata de una «cumbre» política y cultural. Al frente de la comunidad católica internacional, el Papa desea estar presente de alguna manera en la gran concertación que comienza y ha lanzado un vibrante llamamiento a la movilización internacional, «esperando una reconstrucción rápida de esa joya de nuestra arquitectura y memoria colectiva».

Macron ya ha sostenido conversaciones diplomáticas con Donald Trump, Angela Merkel y Antonio Guterres, secretario general de la ONU. Pekín, Moscú, las grandes capitales de los cinco continentes, han reaccionado con mensajes de emoción y solidaridad.

Los primeros balances técnicos confirman la gravedad de la catástrofe, incluso si se ha evitado lo peor. Queda por evaluar el alcance final del incendio en la arquitectura global de uno de los monumentos capitales de la historia religiosa, cultural y política de Francia y Europa.

Saliendo al paso de rumores difundidos por muy diversos grupúsculos de extrema derecha, francesa y alemana, el ministerio francés del Interior ha confirmado que «no existen otras pistas que la del accidente, de origen desconocido». Un portavoz oficial estima «sin fundamento» las afirmaciones de la AfD alemana (extrema derecha) denunciando un «posible ataque anticristiano». Rémy Heit, fiscal de la República, ante el Tribunal de París, ha declarado oficialmente: «La pista accidental es la única privilegiada. Nada indica nada en la dirección de un acto voluntario».

Cinco grandes empresas trabajaban desde hace más de un año en los trabajos de reconstrucción de la catedral. Cincuenta inspectores de la policía judicial han comenzado las audiciones de obreros y técnicos, con el fin de intentar descubrir las primeras pistas que pudieran explicar el origen último del histórico incendio.

El estudio definitivo de los daños finales sufridos por la catedral y sus fondos artísticos y religiosos será largo y minucioso. Parte de las obras artísticas que han sido rescatadas serán restauradas en el Louvre, donde han sido depositadas muchas joyas del patrimonio artístico y religioso de la catedral.

La Santa Corona, una reliquia preciosa, pudo salvarse de las llamas, como la túnica de San Luis de Francia. Del exterior de la catedral pudieron salvarse una gran colección de apóstoles y evangelistas, que podrán ser restaurados. El órgano de Notre Dame, una leyenda, también escapó del incendio.

En el terreno religioso, Michel Aupetit, arzobispo de París, la gran autoridad católica, en contacto personal y directo, permanente, con el Vaticano, ha hecho un elogio del diálogo inter religioso que desea favorecer el papa Francisco: «La primera llamada de solidaridad que recibí, ayer, fue la del gran rabino de París, diciéndome que los judíos de todo el mundo estaban con los cristianos de París y de Francia. Esta mañana he recibido mensajes de solidaridad sin falla de las autoridades religiosas musulmanas. Desde Moscú, el patriarca ortodoxo me ha transmitido su inmensa tristeza».

Donaciones populares

Emmanuel Macron anunció la noche del lunes el lanzamiento de un gran suscripción nacional, destinada a financiar la reconstrucción de Notre Dame. Édouard Philippe, primer ministro, reunió la mañana del martes un consejo ministerial restringido, con el fin de comenzar a trabajar en las cuestiones financieras del posible costo de la reconstrucción de Notre Dame.

Las grandes fortunas nacionales, los Pinault, los Arnault, los Bettencourt-Meyers, han anunciado donaciones de cien y doscientos millones de euros. Grandes empresas, como Total, Capgemini, Crédit agricole, o Bouygues, han hecho anuncios de donaciones igualmente millonarias. Han quedado abiertas cuentas y proyectos de financiación, de muy diversa índole.

El llamamiento de Macron se está convirtiendo en realidad. Según un sondeo del matutino « Le Figaro», del 75 al 80% de los franceses se dicen dispuestos a participar de alguna manera en la financiación de la gran causa nacional de principios del siglo XXI. A primera hora de la tarde de este martes ya se habían reunido más de 700 millones de euros. Está prevista la celebración de un gran concierta musical, el sábado de gloria, con el fin de captar donaciones populares.

A última hora de la tarde del martes, las campanas de todas las catedrales de Francia volverán a repicar, al unísono, en recuerdo y homenaje a la más grande y herida, Notre Dame de París.

En Semana Santa, Saint-Sulpice y Saint-Eustache celebrarán los oficios que estaba previsto realizar en Notre Dame.