Rafael Correa, en el vídeo difundido a través de las redes sociales
Rafael Correa, en el vídeo difundido a través de las redes sociales - ABC

Rafael Correa tacha de «complot» y «aberración jurídica» la orden de prisión contra él

El abogado en Bélgica del expresidente de Ecuador asegura que «no hay nada en vigor» en ese país para detenerlo

MadridActualizado:

El expresidente de Ecuador Rafael Correa ha tachado este miércoles la orden de prisión contra él de una jueza de su país de «una de las mayores aberraciones jurídicas, uno de los mayores abusos contra un expresidente», así como de «complot» y «montaje».

La jueza Daniella Camacho, de la Corte Nacional de Justicia, ordenó la prisión preventiva para el expresidente en una audiencia especial en la que se revisaban el martes las medidas cautelares que se impusieron al exmandatario el pasado 18 de junio, tras ser vinculado penalmente al caso de secuestro del exasambleísta Fernando Balda.

«No se preocupen por mí, preocúpense por el país, ¡cómo lo están destrozando!», ha asegurado Correa en un vídeo difundido a través de las redes sociales. En su opinión, «esto se va a resolver políticamente, cuando el poder vuelva a las grandes mayorías». «Mientras más oscura es la noche, más cerca está la aurora». ¡Venceremos!», ha agregado el exmandatario ecuatoriano, que reside en la actualidad en Bélgica.

Rafael Correa señala que no hay «ningún argumento» por parte del fiscal y que la jueza Daniella Camacho estableció, a su juicio, «una medida cautelar más fuerte que la que pide» el Ministerio Público.

Su abogado en Bélgica, Christophe Marchand, sostiene que no hay «nada en vigor» que permita arrestar en este momento al mandatario en ese país europeo donde reside, a raíz de la solicitud de cárcel preventiva en Ecuador por el «caso Balda».

«En este momento en mi opinión no hay nada en vigor en Bélgica para que sea puesto en detención», indicó Marchand a Efe, sobre la decisión de la jueza ecuatoriana Daniella Camacho de aceptar la petición del fiscal general, Paúl Pérez, de ordenar prisión con fines de investigación para Correa, además de una solicitud a Interpol para que lo ubiquen y lo extraditen.

«Hubo un juicio en Quito con una decisión de la jueza de cambiar las medidas cautelares por una decisión firme de prisión. Y eso fue sin aviso previo, de repente, la decisión nacional de detención», comentó Marchand.

El jurista belga señaló que la orden de detención puede «estar en camino», aunque «quizá haya algunos recursos de apelación que se pueden presentar en Ecuador y que pueden parar un poco la demanda».

El pasado 18 de junio, Camacho ordenó a Correa que se presentara cada quince días, empezando por este 2 de julio, ante la Secretaría de la Corte Nacional de Justicia como medida cautelar tras ser vinculado al caso de intento de secuestro del exasambleísta Fernando Balda.

En cambio Correa, amparado según sus abogados en una normativa diplomática, optó por presentarse este lunes ante el Consulado de Ecuador en Bruselas, lo que motivó que el denunciante, Balda, solicitase su prisión preventiva, petición que también apoyó la Fiscalía por haber desacatado una orden expresa de la jueza.

En opinión de Marchand, «hay una juez que pide a una persona que reside a no sé cuántos miles de kilómetros venir cada quince días para firmar un documento. Eso es una condición imposible, no puede cumplirla». «Eso significa que,al final, no quería que la cumpliera», zanjó.

Según el abogado, Correa no ha cumplido esa orden porque «me parece, cuando veo todo el camino hasta este momento, que es un camino lleno de ilegalidades, que la idea primera fue que él no cumpliera para que pudiera tomar esta medida de detención».

Correa fijó el año pasado su residencia en Bélgica, donde vive su familia.

Entre tanto, el expresidente de Ecuador ha recibido el apoyo de dos de sus grandes aliados en América Latina, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, y el boliviano, Evo Morales.

«Primero Cristina. Luego Lula. Ahora Rafael Correa», ha escrito Maduro en Twitter en alusión a los procesos judiciales iniciados contra los expresidentes de Argentina y Brasil. «Cese a la persecución contra los líderes auténticos de nuestra América», ha reclamado.

Por su parte, Morales ha criticado la «politización de la Justicia ecuatoriana y la injerencia de Estados Unidos» para «encarcelar a un inocente». «Estamos contigo, hermano Correa. ¡Venceremos!», ha dicho el líder indígena a través de la misma red social.