Varios líderes europeos, antes de posar para la foto de familia de la cumbre
Varios líderes europeos, antes de posar para la foto de familia de la cumbre - AFP

Quién dice qué en la cumbre UE-Turquía sobre refugiados

Los Veintiocho siguen buscando una solución para que Ankara colabore en la gestión de la crisis y alivie el peso que ahora soporta, sobre todo, Grecia.

BRUSELASActualizado:

La Unión Europea continúa buscando una fórmula para que Turquía colabore en la gestión de la crisis de los refugiados y alivie la carga que ahora está sufriendo, sobre todo, Grecia. Muchos países han mostrado sus recelos ante la solución acordada porque no respeta las normas internacionales de asilo y refugio, lo que ha obligado a los juristas de la UE a perfilarla en los últimos días, con lo que no está claro si el acuerdo va a seguir siendo aceptable para la parte turca. Estas son las posturas que muestran algunos de los países claves en esta cita internacional, la enésima con la que los Veintiocho intentan encontrar una solución común a la crisis migratoria.

España:

Es uno de los pocos países que ha llegado con un mandato concreto. La situación del Gobierno en funciones ha llevado a que la postura nacional se consensuara entre todos los grupos parlamentarios. Como la mayoría, sostiene que es necesario actuar respetando tanto la legalidad internacional como la europea y la dignidad de los refugiados.

Grecia:

Necesita ayuda urgente para atender a los refugiados que se han quedado atrapados. Se duda de su capacidad de ejercer su papel en el acuerdo, para gestionar la tramitación de las solicitudes de asilo y decretar las expulsiones. El estado griego tiene un montón de problemas. El drama de los refugiados no hace sino acrecentarlos y hay serias dudas de que sea capaz de lidiar con ellos.

Alemania:

De una política de puertas abiertas, la canciller Merkel ha pasado a sentir el vértigo de las críticas. Necesita que todo el proceso se organice para salvar Schengen e impedir el auge del populismo xenófobo.

Chipre:

No se opone a que se ofrezca a Turquía una contrapartida en las negociaciones de adhesión, pero no aceptará que se abran nuevos capítulos sin que Ankara haya cumplido sus obligaciones. Recientes informaciones han señalado que planea vetar cualquier acuerdo con Ankara si esta no reconoce a las autoridades grecochipriotas de la isla, dividida desde la invasión turca de 1974. Este pulso podría poner todavía más difícil encontrar una solución.